Espectáculo

Vecinos juntan firmas para echar a "Pity" Álvarez del edificio

Aunque la actitud rocker pueda parecer simpática, los vecinos de la torre de Lugano donde vive el cantante están hartos de él. Más que 'Pity', ahí lo apodan 'el pistolero'.
domingo, 18 de julio de 2010 · 00:00
No cabe duda de que el cantante de "Viejas Locas", Christian "Pity" Álvarez, es uno de los más coloridos personajes que produjo la escena de rock local. Sin embargo, su alocado estilo de vida tiene cansados a sus vecinos, quienes están pensando en desalojarlo.

Álvarez recibió un nuevo apodo de parte de sus vecinos del sector B de la torre 12 del barrio Samoré, en Villa lugano. Para ellos, el cantante es "el pistolero" desde que pasara una noche en la cárcel por amenazar con un arma a la madre de una admiradora, que lo había increpado cuando la chica le fue a pedir un autógrafo.

El episodio que colmó la paciencia de los ocupantes de la torre habría ocurrido el sábado 3 de julio, cuando una adolescente y su madre se acercaron al músico para pedirle un autógrafo. Al parecer, la chica le sacó una foto con su celular, cosa que no dejó muy contento a Álvarez, quien la amenazó con una pistola 9 milímetros que llevaba en su impermeable, informó la revista Noticias.

La chica, de 17 años, vive a sólo media cuadra del rockero, y describió la escena: "Lo vi bajar de un Chevrolet Impala y le quise sacar una foto con mi celular. No quiso, pero se la saqué igual. Se puso furioso, me sacó el celular y lo partió en dos", relató.

Entonces empezaron los problemas, cuando la madre de la joven increpó al cantante con un "¿Te crees Charly García?", a lo que él contestó: "¿Así que te haces la mala? Te voy a pegar un tiro en las piernas", al tiempo que sacaba su arma.

Madre e hija corrieron y llamaron al 911, y Álvarez pasó la noche en la comisaría 48 de Villa Lugano, donde además le secuestraron la pistola, que tenía la numeración limada y estaba cargada con tres balas. Además, el cantante llevaba 7.500 dólares escondidos en sus calzas.

El juez que entendió la causa, Marcelo Zavalía, imputó a Álvarez por los cargos de "robo agravado por el uso de arma de guerra y daño", porque interpretó que el músico quería robar el teléfono de la chica. Pero un allegado al cantante ofreció una explicación muy distinta: "Es por la inseguridad. Hace dos meses lo secuestraron para ir a comprar droga a la villa 1-11-14. Le sacaron 600 pesos. Dice que si lo atacan, se va a tirotear", aseguró.

Por ahora, Álvarez, que tendría su propia esquina porteña con un mural de su rostro, sigue viviendo en el quinto piso de la torre 12 del barrio Samoré. Pero al menos cinco vecinos ya firmaron un petitorio para desalojarlo, que será presentado al administrador del edificio. "Acá le decimos el pistolero. En Navidad salió a tirar tiros", aseguró un vecino que prefirió no identificarse.

Hasta el momento, el rockero no declaró por el episodio con su supuesta admiradora, pero tendrá que responder por los cargos, aunque su abogado, Daniel Castiñeiras, aseguró que el episodio "no existió", y que la joven "sólo quiere obtener réditos económicos".

Comentarios

Otras Noticias