Sophie Turner no pudo lavarse el pelo "durante un par de años" por culpa de "Game Of Thrones"

La joven le da vida a Sansa Stark en la famosa serie de HBO
viernes, 18 de enero de 2019 · 18:24

El crecimiento personal que ha sufrido el personaje de Sophie Turner en la serie ‘Game Of Thrones’ ha quedado reflejado en gran parte en la evolución de su imagen, que se adaptaba a los distintos entornos en que tuvo que sobrevivir la joven Sansa Stark.

Esa coyuntura ha permitido que la actriz experimente distintas fases -desde lo que implica meterse en la piel de una joven noble a interpretar más tarde a una fugitiva-, lo que a su vez ha repercutido de manera bastante incómoda en su vida real, en concreto cuando le tocaba proyectar un aspecto menos pulcro ante las cámaras.

“Durante las primeras temporadas sí me permitían lavarme el pelo porque de todas formas se suponía que daba vida a una chica de la aristocracia.

Alrededor de la quinta empezaron a decirme que no, que no podía lavármelo, y resultaba asqueroso”, ha explicado la intérprete en una entrevista a la revista InStyle, en la que no ha entrado a concretar si esas restricciones fueron un factor determinante a la hora de negarse a seguir tiñéndose su melena rubia natural del tono pelirrojo característico de Sansa.

“Ahora uso una peluca, así que puedo lavármelo todo lo que quiera, lo cual resulta maravilloso. Pero durante un par de años tuve que vivir con una cabellera muy grasienta, ¡y lo peor es que picaba! Además teníamos que trabajar rodeados de máquinas de nieve artificial, y los copos de papel se nos pegaban a la suciedad del pelo. Era muy desagradable“.

Sophie ha sacrificado tiempo a cambio de comodidad, ya que ahora su proceso de caracterización se ha largado considerablemente, aunque sigue sin ser nada comparado con el que tenía que afrontar su compañera de reparto Emilia Clarke antes del rodaje de la gran mayoría de episodios para convertirse en Daenerys Targaryen.


 

Comentarios

Otras Noticias