Empoderada: Mirá dónde está Paola Rojas después del escándalo

La conductora fue el blanco de burlas.
lunes, 2 de marzo de 2020 · 12:56

Paola Rojas, la periodista titular del noticiero matutino Al Aire con Paola Rojas, fue a las playas de Acapulco y lució su figura lejos de los escándalos que intentaron opacarla hace unas semanas.

La comunicadora mexicana viajó a las costas de su país para buscar unos días de sosiego. Sobre el respiro que decidió tomarse, dijo: “He hablado muy poco del tema porque es durísimo, todavía me duele, yo tomé la decisión de entrada de no hablar nunca en público, de nadie que sea importante para mis hijos, todo esto públicamente ha sido brutal“.

Recordemos que hace unas semanas la periodista fue el blanco de burlas y múltiples ataques debido a que se filtraron las imágenes íntimas de su ex Luis Roberto Alves Zague. Lo que le trajo complicaciones y debilitaron su salud.

View this post on Instagram

Muy buenos du00edas. Acu00e1 los espero.

A post shared by Paola Rojas (@paolarojas) on

A pesar de saber a lo que se expone la conductora, es un ser humano y no está exenta a estas peripecias de la vida, en una entrevista contó que jamás dimensionó el daño que le estaban haciendo todos los mensajes obscenos y fuertes que recibía.

La mediática agregó que al no poder reflejar y procesar sus sentimientos de forma adecuada, su cuerpo comenzó a tener síntomas que la llevaron a ver un especialista que trata el cáncer. Como sabemos lo que la boca calla, el cuerpo habla.

Sobre esta mala experiencia, la figura de Televisa contó que no podía hacerse cargo de la situación y llorar en el momento que era necesario hacerlo y cree que lo que pasó no fue para nada una casualidad: “Tuve un tema médico, no grave, pero claramente somaticé. O sea, me tuvieron que operar el año pasado, dos veces, terminé en el oncólogo y justamente en el útero. Me conmueve lo que hizo mi cuerpo”.

Para felicidad de ella, de sus hijos y sus allegados la ganadora de un premio Mujer Ejecutiva como Mujer Líder logró pasar con altura lo sucedido y se muestra libre y realizada, y lo más importante: ajena a los insultos y la violencia de la gente que frente a un teclado es capaz de tanto.