Mujer

Enamorarnos de nosotras mismas

Se aproxima el 14 de febrero y la angustia puede presentarse si estás sin pareja o nadie que te haga un regalito. Aquí los secreto para que San Valentín sea tu día.
martes, 10 de febrero de 2009 · 00:00
En generaciones pasadas, una mujer sola era vista con pena; como si algo le faltara para ser una persona "completa". Cambios económicos, sociales y culturales, globalización y comunicación masiva, oportunidades de estudios y de trabajos, divorcios y separaciones matrimoniales son algunos factores que han provocado una transformación de nuestra percepción interna.

La mujer de hoy ha evolucionado como ente interdependiente, funcional y capacitada. Puede asumir, con valentía, las riendas de su propia vida y las de su familia en cualquier etapa que se encuentre, en cualquier situación, sola o en una relación de pareja.

Atrás quedó la conciencia de víctima tolerando faltas de respeto y la personalidad de mártir sacrificada soportando injusticias, por no quedarse sola. Atrás quedó el rol de mujer maravilla, de super buena y complaciente, por temor a ser re-emplazada.

Hoy la apreciación es otra: estar sola es mejor opción que estar mal acompañada en relaciones de co-dependencia. El tener un compañero, para sentirse realizada como mujer, no significa encadenar el alma y comprometer la salud emocional, mental, física y hasta espiritual. El tener o no tener una relación de pareja no es el factor fundamental para la valorización que nos damos nosotras mismas.

Con genuina curiosidad le pregunté a algunas viudas, divorciadas y mujeres profesionales que están en el entre-tiempo (entre una relación y otra), si les gustaría volver a casarse o volver a tener una relación seria. Casi todas contestaron que sí, que les hace ilusión, pero con unas reglas de juego bien diferentes.

Después que la mujer reconoce sus propios méritos y poder interior, asume total responsabilidad de su ser y vive íntegramente con sus valores, todo cambia para ella. Sus relaciones no están fundamentadas en necesidad de seguridad, de control ni en el qué dirán. Están cimentadas en la libertad de cada cual dar lo mejor de si, en el respeto incondicional y en el fiel compromiso de ser felices juntos.

La mujer evolucionada de hoy puede vivir bien estando sola. Crea energía positiva siendo consciente de sus responsabilidades y de sus necesidades de auto cuido. Lo que antes era un lujo de tiempo libre es ahora una necesidad como ejercitarse, nutrir su alma, relajarse, estudiar y divertirse. Aprecia su vida; vive con propósito, metas y planes futuros. Se rodea de familiares y amistades positivas que se dan mutuo apoyo.

Queridas amigas, si para el día de San Valentín estás sin compañero, no pierdas la oportunidad de hacer un rito de auto amor.

Regálate tus flores predilectas. Escucha la música que más te gusta. Rodéate de recuerdos que sean importantes para ti, como fotos de personas o eventos importantes. Por cada recuerdo bueno, prende una vela, por cada dolor ya superado prende una vela y asimila la lección aprendida. Con la luz de las velas, simbólicamente, honras tu vida y toda tu historia. Si tienes ganas de llorar, llora; si tienes ganas de reír, ríe; canta, baila y deja salir tus emociones.

Respira profundamente para que energices tu vida tal cual es, hoy Si deseas una nueva relación, ponla en intención y desapégate de la ansiedad del resultado inmediato. Fluye en el presente con esperanza. Aprovecha la oportunidad que tienes ahora de cultivar el amor propio en tu alma de mujer. Brinda con champaña porque estás llena de amor y alegría para regalar a tus seres queridos, en este momento presente. Dale gracias a Dios por estar viva y por el sagrado regalo de amor que hay en ti.
Comienza el mes del amor con una renovación de tu propia valorización.

Fuente: yahoo.mujer.com.

Otras Noticias