Mujer

Una de cada tres argentinas muere por no cuidar su corazón

Los especialistas proponen controlar los factores de riesgo como el colesterol o la presión arterial, hacer actividad física, comer sano y los antecedentes familiares.
viernes, 6 de febrero de 2009 · 00:00
Con la premisa de incrementar la concientización acerca del peligro que implica, para las mujeres, el no tener control sobre los factores de riesgo cardiovasculares la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) a nivel global y la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), brazo comunitario de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), a nivel local, aunaron esfuerzos para darle impulso a la Campaña "De Rojo por las Mujeres" o "Go red for Women".

Esta iniciativa que consiste en la utilización -el viernes 6 de febrero- de una prenda roja que simbolice la salud cardiovascular femenina, se fundamenta en algunas premisas básicas que tienden a fomentar el cuidado y la prevención y que fueron establecidas por la AHA.

Entre las más importantes se encuentran la realización de actividad física diaria durante al menos 30 minutos, el consumo de alimentos bajos en grasas saturadas, frutas, verduras, lácteos de bajo contenido graso, alimentos ricos en fibra y granos.

Asimismo, también es importante controlar la presión arterial y el colesterol; pero además estar muy atentas a la existencia de antecedentes familiares que puedan actuar también como "disparadores" de las enfermedades cardiovasculares.

Pero ¿por qué es tan importante que exista una campaña para fomentar en "ellas" el cuidado del corazón?.

Para obtener respuestas, Pro-Salud News dialogó con la doctora Florencia Rolandi, integrante del grupo Corazón y Mujer de la FCA quién señaló: "Es relevante que el viernes 6 de febrero todas tengamos algo rojo no sólo porque la prevención, que es fundamental, debe empezar desde los primeros años de la juventud; sino también y fundamentalmente porque la mujer suele quedarse tranquila y ampararse en una supuesta protección hormonal o en la visita anual al ginecólogo, pero no tiene en cuenta que más allá del cáncer de mama o de útero existen las enfermedades del corazón y el stroke que son aún más mortales. De hecho, se calcula que un tercio de la población femenina fallece como consecuencia de éstas afecciones y no de las oncológicas".

"Por otro lado, en sociedades como la nuestra prevalece la idea de que la mujer debe hacerse cargo de velar por la salud de su marido, sus hijos o sus padres. De manera que nos encontramos con que muchas de ellas acompañan al marido a hacerse chequeos, se preocupan, les cocinan recetas saludables, los 'retan' pero no se encargan de lidiar con su propio riesgo. Esto tiene que ver con una percepción que se ha mantenido a lo largo de los años y que sostiene que dado que los hombres comenzaron a fumar antes, por ejemplo, nos llevan años de ventaja en lo que respecta a las enfermedades del corazón. Pero lo cierto es que desde el año 80 las tasas están muy parejas siendo las afecciones cerebrovasculares la principal causa de muerte en el sexo femenino", agregó la doctora Rolandi.

Los factores a evitar
La Argentina es el país con mayor mortalidad cardiovascular femenina en Latinoamérica: 33% del total de las muertes son por esta causa, mientras que 18 por ciento son por cáncer. Aún así, según una encuesta llevada adelante por la FCA y de la cual participaron 600 mujeres, la mayoría cree que la principal amenaza para su vida es el cáncer.

Los principales factores que agravan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares son el tabaquismo, la hipertensión arterial, el colesterol elevado, el sedentarismo o inactividad física, el sobrepeso y la obesidad y la diabetes.

"Fumar es peligroso para las mujeres, pero además ese riesgo se agrava cuando se acompaña del uso de anticonceptivos orales, amén del profundo daño que causa el humo de cigarrillo a un bebé desde la etapa intra-útero", refirió la especialista.

Este es el motivo por el cual según Rolandi, "es fundamental incorporar hábitos saludables durante la preconcepción y el embarazo, y no significa pasarse la vida sin tomar un helado o a dieta. Se trata de buscar un equilibrio

Otras Noticias