Mujer - Belleza

Tips para cuidar tus manos, codos y pies

Te contamos cómo mejorar el aspecto y lograr que luzcan lindos y saludables. ¡Animate a mostrarlos este verano!.
sábado, 03 de diciembre de 2011 · 00:00
Manos, codos y pies son los olvidados en el catálogo de los cuidados de belleza. En la juventud, es como si no existieran; y en la madurez, es como si se cobraran tantos años de marginación.

¿Vieron lo que pueden ser los codos? ¿Las manos? ¿Y los pies, con juanetes, uñas martillo y otros desastres por el estilo? Por eso, mejor prevenir que curar. Aquí va un pequeño recorrido que nos permitirá sentir que les estamos dedicando el tiempo que se merecen para llegar felices a la vejez.

Los pies: ¿sabían que tienen un total de 52 huesos, 66 articulaciones, 38 músculos, 214 ligamentos y más de 7.000 terminaciones nerviosas, responsables del alto grado sensorial necesario para movernos sobre muchas superficies distintas? ¿Y que cargan más glándulas sudoríparas que cualquier otra parte del cuerpo?

Por todo esto, con el fin de amortiguar y absorber el impacto de cada paso, la piel de la planta es varias veces más gruesa que la del resto del cuerpo, y como no tienen la peculiaridad de producir grasa (si lo hiciera resbalaríamos), se resecan y agrietan.

Cuidados básicos: buena aireación, higiene y secarlos bien para evitar hongos y verrugas. Limar o exfoliar la planta de los pies y entonces sí, hidratar la piel a fondo para evitar rozaduras y ampollas. menos

Las manos: Están expuestas a múltiples agresiones tanto climáticas como fruto de las actividades cotidianas, sin olvidar el paso de los años. Y hay quienes dicen que son la tarjeta de presentación más evidente de las personas.

Por eso hay que limpiarlas con jabones con un pH neutro y secarlas cuidadosamente. Amén de hidratarlas con una crema específica, desde los dedos hasta el antebrazo. Y a no olvidar las uñas: más allá de cortarlas con frecuencia, es recomendable la eliminación regular de los restos que se pueden haber acumulado por el uso. Para ello sumergir los dedos en agua jabonosa y cepillarlos. ¡Cuidado con cortar las cutículas, es una zona que fácilmente se infecta!

Los codos: No solo tenemos que voltear el brazo para verlos sino que durante el invierno, hay que buscarlos entre un montón de ropa. Al igual que los pies, son una zona sequísima, por lo que hay que aplicarles un tratamiento extranutritivo cuya composición reactive los lípidos y favorezca la regeneración del tejido epidérmico.
 
En el caso de verrugas conviene acudir a un dermatólogo antes que acudir a un producto abrasivo que no haya sido recetado. Siguiendo estas simples rutinas tu piel recuperará su suavidad natural.

Comentarios

Otras Noticias