Mujer

¡Entrá en el mundo de los afrodisíacos!

Si con una cena íntima el romanticismo está asegurado, incluyendo alguno de estos alimentos afrodisíacos, el resultado será una larga noche de pasión.
miércoles, 23 de febrero de 2011 · 00:00
Los alimentos del amor

La psicología, o parte de ella, define un "afrodisíaco" como toda aquella droga que induce a la lujuria carnal, y hace que aumente el apetito sexual.
Su nombre es una referencia a Afrodita, la diosa griega del amor. Desde la antigüedad, hombres y mujeres recurren a ciertos alimentos que, por su forma, aroma y nutrientes, estimulan el deseo y la potencia sexual.
Algunos afrodisíacos suelen funcionar estimulando algunos sentidos (vista, tacto, olfato y oído) y otros se toman en forma de comida, bebidas, bebidas alcohólicas, "filtros amorosos", drogas, o preparados medicinales.
Todos ellos pueden encontrarse con facilidad, incluso algunos los tenemos ya en casa. Por ello, no resultará difícil pasar de la sobremesa al momento de fogosidad y desenfreno.

Ajo
Su mayor cualidad es que ayuda a mantener el organismo en un estado saludable: está probado que si se toma a diario, como parte de la dieta habitual o en cápsulas, aumenta la energía vital, y eso puede traducirse en un mayor rendimiento sexual...
Aunque es casi descartado en la actualidad por su olor y perfume penetrante;
Posee un gran poder nutritivo y es rico en vitaminas B y C, pero su poder se encuentra en su aceite volátil que provoca su característico aroma, con propiedades antisépticas, considerado afrodisíaco por su efecto calentador del organismo. Estudios recientes comprobaron que reduce la tensión arterial y el nivel de grasa en sangre.
 
Apio
Al igual que cualquier alimento que actúe sobre los órganos urinarios, el apio tiene un moderado efecto afrodisíaco, aún más si se toma su caldo. Unido a la remolacha el efecto es aún mayor, pero no lo mezcles nunca con la lechuga, ya que si lo haces anularás los buenos efectos

Contiene vitaminas A, B, C, P, minerales y oligoelementos. Reduce el colesterol y ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Los Romanos ofrecían el apio a Plutón, dios del sexo y del infierno.



Anís
Usado en muchas cocinas para condimentar platos es también un afrodisíaco.
Ya era empleado por griegos y romanos, que chupaban las semillas de anís para obtener efectos estimulantes.
En Oriente se emplea para curar la impotencia y como iniciación para los recién casados. Sus semillas pequeñas y aromáticas, eran la base del Pernod, de moda en Europa en el siglo XIX.

Chocolate
¡Cuántas veces hemos oido decir que el chocolate es sustituto del sexo!
Leyendas aparte, lo cierto es que el cacao tiene un alto efecto revitalizante sobre el sistema nervioso: contiene una sustancia llamada teobromina, que ayuda a combatir la fatiga y actúa como estimulante de las facultades mentales, mejorando la respiración (ventilación pulmonar), muy importante para alcanzar un mejor rendimiento sexual.

Vino
El vino ha sido hoy y siempre, la excusa perfecta para velada romántica. El vino relaja y estimula nuestros sentidos. Lo necesario para convertirse en una experiencia erótica, desde el color del líquido, su movimiento en el vaso, su sabor y el tacto al tomarlo en los labios.
Además, según un nuevo estudio llevado a cabo en Florencia, el consumo moderado de vino tinto puede aumentar el deseo sexual femenino.

Mostaza
Además, según se creía antiguamente la mostaza condimentaba a las parejas apasionadas, estimulando las glándulas sexuales e incrementando el deseo.
Existen tres especies de mostaza: negra, blanca y amarilla de India. En la Edad Media un antiguo remedio contra la impotencia consistía en frotar mostaza en órgano sexual masculino, para lograr una mejor erección.

Nuez moscada
Desde tiempos remotos, la nuez moscada es empleada como hierba afrodisíaca.
Principalmente su fama viene dada porque ayuda a retrasa

Comentarios

Otras Noticias