Mujer

El manual fundamental para vivir en pareja

Una nota que toda mujer y hombre deben leer para saber los límites y las libertades en las que hay que balancear para no perder la magia.
sábado, 07 de abril de 2012 · 00:00
El tema de compartir es parte constituyente de una pareja y sus proyectos de vida en común, para ello son "pares" que se eligen. Pero, ¿cómo sabemos que no estamos yendo demasiado lejos con eso del compartir? De hecho, ¿es posible ir demasiado lejos?...
 
Intentar compartir cada minuto de nuestra existencia con nuestro ser querido implica o que él tendrá que bloquear ciertos intereses, o que tú te estás coartando para poder coincidir con lo que a él le gusta.

Otro exceso sería contar cada cosa que se nos pasa por la cabeza, aunque no lo hayamos meditado y finalmente eso redunde en un daño, y peor si es inútil y en definitiva lo que dijimos ni siquiera expresaba algo que sentíamos.

Entonces, se hace necesario tener en cuenta ciertas claves para que sepas si estás compartiendo o estás anulándote en la relación:

-Debemos conocernos a nosotros mismos: un primer consejo es tratar de conocernos, descubrir lo que sentimos y queremos. Debemos partir de nosotros como individuos y llevar eso a la pareja, en vez de mantener solo aquello susceptible de ser compartido.

-Siempre recordar que somos personas diferentes: aunque en una pareja los integrantes se complementen, eso no quiere decir que sean “iguales”. Recuerda que habrá intereses que no concuerden y es bueno que se den tiempo para desarrollarlos sin necesidad de que el otro esté ahí. En este punto la confianza es clave, como también el no irnos al extremos de querer hacerlo todo solos y olvidar que en una pareja hay actividades que deben ponerse en común.

-Pensar antes de hablar: que algo haya pasado por nuestra cabeza no quiere decir que tengamos que decirlo, eso no es ser honesto, simplemente es no tener filtro. Hay que pensar antes de hablar y ver si realmente aquello es lo que estamos sintiendo y entonces compartirlo.

-Equilibrar: No pasarse al otro extremo, que sería dejar de compartir aquellas cosas esenciales en una pareja, lo que nos ayuda a crecer, a comunicarnos, a mejorar en caso de problemas. Lo importante esa saber cómo decirlo.

-Compartir no es imponer: finalmente recuerda que compartir no quiere decir que hay que imponer a nuestra pareja lo que nosotros queremos hacer o lo que pensamos. Y que tampoco te lo impongan a ti. Compartir también implica disentir, llegar a acuerdos, ceder y pedir.

Comentarios

Otras Noticias