Mujer

Cómo saber si tu madre es narcisista

Una persona narcisista es aquella que, como Narciso, está enamorada de su propio reflejo, atrapada en ella misma y con poca capacidad para empatizar y relacionarse con los demás.
domingo, 17 de junio de 2012 · 00:00

Cuenta la mitología griega que Narciso era un joven muy hermoso del cual se enamoraban todas las doncellas, y, sin embargo, él las rechazaba a todas, incluida a la Ninfa Eco. Un día, estando en el bosque, Narciso escuchó a la Ninfa Eco; ella se acercó y él rechazó su amor.

Eco se refugió desolada en una cueva, y entonces, la diosa Némesis decidió castigar a Narciso, haciendo que se enamorara de su propio reflejo. Al verse reflejado en el agua, Narciso quedó absorto con su imagen, y al sentirse incapaz de alejarse de su reflejo, se arrojó al agua. Así termina la historia del amor propio y de la imposibilidad de mirar y escuchar a los demás.

Una persona narcisista es aquella que, como Narciso, está enamorada de su propio reflejo, atrapada en ella misma y con poca capacidad para empatizar y relacionarse con los demás. Es probable que conozcamos a alguien con estas características, y que, si resulta ser alguien cercano a nosotros, no sepamos cómo tratarlo o cómo relacionarnos con él o ella, en especial si esta persona es nuestra propia madre.

Pero, ¿Cómo puedo saber si mi madre es narcisista?

Existen una serie de características propias del narcisismo que nos pueden servir de guía para poder detectar cuándo una madre es narcisista:

1. La madre narcisista no tiene conciencia de que sus hijos son realmente personas diferentes con sentimientos propios; es decir, asume que ellos piensan y sienten lo mismo que ella.

2. Siente que actúa de forma desinteresada y exige que la quieran por su conducta generosa y, para lograrlo, utiliza técnicas como la manipulación y el chantaje emocional.

3. Cree que es mejor que los demás. Su sentimiento de grandiosidad le hace creer que sabe más que los demás, que tiene mejor clase y más belleza y que el mundo no la merece.

4. Cree tener siempre la razón; sobre todo, ante su pareja y sus hijos.

5. Le falta empatía con sus hijos; es decir, no se preocupa realmente por lo que les sucede. Le cuesta trabajo establecer un vínculo emocional para poder entender a los demás.

6. Es insensible a las necesidades y sentimientos de sus hijos, dado que se centra en sus propias necesidades.

7. Es poco estable en la manera de comportarse con sus hijos; es decir, por un lado es capaz de ser muy atenta y halagadora por momentos y mostrarse despreciativa y desinteresada poco después.

8. ¡Ojo! Muchas veces, cuando se muestra muy interesada es porque, con ello, quiere conseguir algo. Es muy hábil para salirse con la suya y conseguir siempre lo que quiere, a pesar de que, para lograrlo, tenga que pasar por encima de los demás.

9. Envía mensajes mixtos a sus hijos: los hace ver como seres especiales y excepcionales y, al mismo tiempo, deficientes; es decir, por un lado admira y por otro devalúa.

10. Puede llegar a ser agresiva en sus comentarios, inclusive, en sus acciones.

11. Muchas veces utiliza a sus hijos para conseguir lo que quiere y satisfacer sus propias necesidades; por ejemplo, obtener dinero de la pareja.

12. Para no quedarse solas, algunas madres narcisistas logran que sus hijos no se quieran separar de ellas, y los retienen a su lado. Esto representa algo sumamente egoísta, ya que impide que el niño o niña crezca, se separe y tenga un desarrollo sano.

¿Qué puede haber detrás de una madre narcisista?

Muchas veces nos damos cuenta de que detrás de toda esa fachada de arrogancia y egoísmo hay un ser inseguro, una madre insatisfecha consigo misma, herida, vacía; y que detrás de toda esa dificultad para amar, existe una historia personal llena de carencias afectivas y vínculos dañados; es decir, por alguna razón, hubo una falla en su desarrollo y, tristemente, no aprendió a amar.

El querer llamar constantemente la atención se puede deber a su fuerte necesidad de aprobación de los demás, algo que, tal vez,

Comentarios

Otras Noticias