Mujer

Aprende a dar besos orgásmicos

¿Quieres descubrir las zonas erógenas secretas que ansían ser besadas? Prepara la ruta más orgásmica jamás experimentada ¡Te ayudamos!
lunes, 25 de junio de 2012 · 00:00
Besar es una de las formas más excitantes con las que poner a mil a tu pareja. A través de un simple beso, se puede recibir informaciones impensables, sensaciones y emociones que delatan la química sexual que existe entre ambos. Pero si irresistible resulta besar los labios de tu pareja ¿Te imaginas lo orgásmico que puede resultar besar las zonas erógenas más secretas del mapa femenino y masculino? De hecho hay una teoría que dice que las personas con lóbulos similares se atraen inconscientemente ¿Lo has comprobado?

A continuación, desde Nosotras y de la mano del libro de Linda Sonntag, ‘El nuevo arte del juego erótico’, desvelamos las técnicas más eróticas para besar los puntos más hot del cuerpo.
Prepárate para introducir las coordenadas más excitantes que te llevarán a ti y a tu pareja, hacia el séptimo cielo ¿Lista para poner en marcha el GPS?

Besar los pies

Para evitar sorpresas desagradables, antes de lanzarse a besar los pies, es recomendable pasar por la ducha. Una vez sin riesgo de olores indeseables, prueba a chupar los dedos de tu pareja uno a uno. Si quieres vivir una experiencia erótico, prueba a chupar el dedo gordo como si del pene se tratara.

Besar la oreja

Lamer, chupar o mordisquear el lóbulo de la oreja, puede resultar un excelente preliminar para poner cardíaco a tu pareja. Pues resultar una experiencia de alto voltaje que empieces con besos pequeños y acabes resiguiendo con la lengua a modo de espiral el contorno del pabellón hasta entrar aleteando en el oído.

Besar el ombligo

El ombligo es una de las zonas más erógenas y más olvidadas del cuerpo, capaz de provocar un sinfín de sensaciones de lo más placenteras si se acaricia bien. Una de las formas más excitantes que propone Linda Sonntag, es lamer con la parte plana de la legua usando amplias caricias, barriendo en sentido contrario alrededor del ombligo y en círculos concéntricos. Y si quieres enviar a tu pareja directa al séptimo cielo, agárrala de las nalgas, y mueve la punta de la lengua alrededor y sobre el ombligo.

Besar las nalgas

En esta zona tan carnosa del cuerpo se pueden emplear distintas técnicas de alto voltaje. Los besos se vuelven más salvajes y se convierten en lametazos y mordiscos que pueden suavizarse o no, con caricias o cachetes de lo más sensuales.

Comentarios

Otras Noticias