Mujer

Los factores que influyen el durabilidad del matrimonio

Los factores predictores son: el origen sociocultural, el nivel educativo, la edad a la que se casan, el momento en que se decide ser padre o la existencia de problemas económicos
domingo, 03 de noviembre de 2013 · 00:00
"Lo poco que conozco del matrimonio procede de lo mucho que sé del divorcio", dijo en alguna ocasión el conocido productor de cine estadounidense David Brown. Por mucho que pasen los años, y la cultura se extienda abriéndose a otras alternativas de ver y sentir la vida en pareja, aún no se ha conseguido una fórmula mágica que augure para siempre la felicidad y/o perdurabilidad de un matrimonio. Aunque existen algunos factores predictores, que aunque nunca con total seguridad, pueden anunciarlo.

Un informe de la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires asegura que una pareja se divorcia cada hora y media, y un 70% de esos matrimonios que terminan llevan más de diez años de casados. Además, se precisó que en 2012 se concretaron 5866 divorcios en la Ciudad, un promedio de 16 por día.

Factores que llevan al fracaso

Según un informe de la Asociación Americana de Psicología (APA), refiriendo a datos del Centro Nacional de Estadísticas Sanitarias de EEUU, los factores predictores que pueden anunciar un fracaso conyugal son los siguientes: el origen sociocultural, el nivel educativo, la edad a la que se contrae matrimonio, el momento en que se decide ser padre o la existencia de problemas económicos.

"El matrimonio es un tercero que ambos miembros tienen en común, y necesita del continuo cuidado de ambos. Además, tiene su propio ciclo vital (las diferentes etapas por las que pasa el matrimonio que son diferentes según las necesidades del momento), que se tiene que ajustar al ciclo vital propio e individual de cada miembro de la pareja", asegura al diario español EL MUNDO Eduardo Torres, director de la Unidad de Familia del centro psicológico 'Instituto Centta' de Madrid. Por tanto, la pareja debe ir adaptándose a cada etapa y entender los cambios que cada una demanda, si no surgirán problemas.

Los conflictos que pueden aparecer dentro de una pareja como consecuencia de la diferencia sociocultural y/o educativa, explica el experto, afectan al esqueleto de la pareja. Esto es, los problemas pueden venir cuando el concepto de marido y de mujer que tienen ambos miembros es diferente. Por ejemplo, "hay culturas muy machistas, y el machismo suele estar asociado a un nivel educativo bajo".

Según el especialista, al formarse la pareja hay un reparto de poder que se espera equilibrado, pero si un miembro de los dos toma el rol de dominante, pueden surgir problemas. "Cuando los problemas de pareja son estructurales lo normal es que se acabe rompiendo", afirma. Pero esto, no quiere decir que por ser de un nivel educativo diferente o de dos culturas distintas no pueda fundarse un matrimonio, pero "las exigencias comunicativas, negociaciones o renuncias a nuestros esquemas mentales son mucho mayores ya que serán mucho mayores nuestros choques o conflictos", aclara.

Por otro lado, hay que tener en cuenta también la edad en la que se hayan dado el sí quiero. En caso de hacerlo muy jóvenes, explica Torres, el ciclo vital individual entra en conflicto con el ciclo vital de la pareja, ya que el objetivo de una persona joven (aprender, encontrar un trabajo, conocer gente) dista mucho de las necesidades de un matrimonio, como la crianza de los hijos. "Si ambas chocan pueden generar problemas", apunta.

Otro de los factores, son las cuestiones económicas, ya sea por escasez o incluso en las diferencias que puedan surgir a la hora de manejar la economía matrimonial. "La crisis es un agente contextual muy poderoso que obliga a todas las parejas a adaptarse y afecta de forma directa a la manera de relacionarse", lamenta. Además de ser uno de los factores que está retrasando la edad de contraer matrimonio, conmoviendo de esta forma al ciclo vital, también afecta a la estructura: "Si hay problemas económicos, el matrimonio tiene que volcarse en solucionarlos de cara a establecer un proyecto común y eso conlleva ciertos sacrificios: horas extras, modificar expectativas, ahorrar, etc.",

Comentarios

Otras Noticias