Mujer - Pareja

Las claves sexuales para encender la noche!

Los consejos que harán que tu hombre explote de placer y vos seas feliz como nunca...
jueves, 18 de abril de 2013 · 00:00
Algunas cosas, como ir a una disco o poner en llamas a tu chico, resultan más hot a la “hora de las brujas” (por las dudas, tené a mano una excusa para no ir a trabajar ese día: vas a quedar exhausta). ; )

* Usá tu conjunto de ropa interior más sexy y, con mucha sutileza, hacé un movimiento que deje asomar el bretel del corpiño o el borde de la tanga. Él va a inquietarse.

* En un pasillo de la disco o en un rincón oscuro del bar, sorprendé a tu hombre: acorralalo contra una pared y dale un beso que le corte la respiración. El mix “factor sorpresa + urgencia” va a volarle la cabeza de placer.

* Andá al baño y, desde allí, mandale un SMS que diga: “Me estoy tocando mientras pienso en lo que quiero que me hagas cuando nos vayamos de acá”.

* Comé un caramelo de menta justo antes de besarlo. La sensación de frescura va a potenciar el placer. Y si hay posibilidad de tener mayor intimidad, “colocá el caramelo a un costado de la lengua y dale una sesión inolvidable de sexo oral: lamé la cabeza del pene mientras acariciás la base y los testículos”, recomienda la psicóloga y sexóloga Celia Laniado (sexologacelia.com), de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

* Mientras charlás de algo intrascendente o cuando esperás en la barra que te sirvan un trago, contraé tus músculos pubocoxígeos (los que fruncís para no hacerte pis). Esa movida en tu zona sur hará que tu cuerpo (¡y tu mente!) disfrute con el anticipo de lo que vendrá.

* Camino a casa, despertá el cuerpo de tu hombre lentamente: deslizá tu mano sobre el cuello de él, llevala hacia la cintura y luego recorré con los dedos el borde interior de su jean. De vez encuando, miralo y sonreíle de la manera más provocativa posible.

* Estacioná el auto en el garaje del edificio y, si no hay nadie a la vista (ni cámaras de seguridad), dedíquense a besarse y a acariciarse. “Masturbate con la ropa interior puesta, sin permitir que él te toque: únicamente puede mirar”, sugiere el psiquiatra y sexólogo clínico Francisco Argañaraz (medicalsex.com.ar).

* Mientras él abre la puerta del departamento, rozá tus lolas contra su espalda. En la misma posición, abrazalo y sujetá su paquete.

* Cuando entren a la casa, apoyate contra la puerta y atraé a tu chico hacia vos. Envolvé su torso con una de tus piernas y hacé presión para acercarlo a vos lo más posible, mientras se besan.

* Para crear un ambiente hot, elegí una canción sexy (puede ser “S&M”, de Rihanna). El equipo de música tiene que estar en modo “repeat”, así el tema no termina antes que vos.

* En la oscuridad, acuéstense en el piso del living: digan o hagan lo que no se animan con la luz encendida.

* Tengan sexo sobre la mesa de la cocina. De esa manera, cuando estén almorzando cualquier otro día, van a tener flashes de ese momento hot.

* Sé muy explícita sobre qué, dónde y cómo querés que te toque. “Adoro que _______ mi________”.

* Usá lubricante. Si lo hacen en la ducha, el gel a base de siliconas no se va con el agua.

* En vez de recurrir a las poses de siempre, prueben variantes. “En el perrito, por ejemplo, inclinate hasta que tu pecho quede apoyado sobre el piso o sobre el colchón”, sugiere Argañaraz. ¿Preferís ir vos arriba? Hacé la jineta invertida (ubicate mirando hacia los pies de él). “Realizá movimientos suaves, inclinándote hacia adelante, para que quede expuesta tu cola y él se excite aun más”, agrega el experto.

* Cuando los dos estén por alcanzar el clímax, imponé un stop: pueden cambiar de pose, por ejemplo, o quedarse inmóviles durante diez segundos. Postergar el orgasmo va a hacer que el final sea más explosivo. “Pedile a él que te acaricie o que te haga masajes en zonas no genitales”, aconseja Laniado.

Otras Noticias