Mujer - Pareja

Lográ entender a los hombres con este manual de instrucciones!

No es fácil lidiar con ellos. Te damos las instrucciones para manejar los cuatro prototipos masculinos más complicados
lunes, 13 de mayo de 2013 · 00:00
No es fácil lidiar con ellos. Te damos las instrucciones para manejar los cuatro prototipos masculinos más complicados.

Sabemos que la relación con los hombres no siempre es fácil. “Cuando las mujeres salieron a ganar los lugares laborales y académicos, los varones quedaron completamente fuera de foco. Frente al comportamiento más independiente y poderoso de ellas, muchos no supieron reacomodarse, y así perdieron espacios e iniciativa. A veces, cuando los hombres no saben cómo reaccionar, huyen”, asegura el psiquiatra Carlos Alhadeff, autor del libro Confesiones de un machista arrepentido.
Cuando los hombres no escapan, intentan, con más o menos éxito, asumir nuevos roles dentro del universo que les tocó. Algunos subliman sus ansiedades con gadgets electrónicos, otros no se deciden a madurar, unos cuantos son soberbios y demandantes (de esta forma intentan disimular su miedo), mientras que ciertos tipos se cierran como una caja fuerte (de la que no tenemos la combinación). ¿Qué tienen en común todos ellos? La sensación de estar perdidos. Y a nosotras nos une el desconcierto: a veces, por querer entenderlos, las chicas también extraviamos la brújula.
Los especialistas trazaron los perfiles de los cuatro prototipos de hombres más problemáticos, ynos explicaron qué podés esperar de cada uno y cómo manejarlos.

El caprichoso
* Características: No importa que tu candidato tenga seis hermanos: siempre fue el mimado de  sus padres, quienes todo el tiempo elogiaban sus cualidades y repetían que él era “una persona especial”. Lo peor es que el tipo terminó creyéndolo y hoy tiene una percepción irreal de sí mismo.
Está convencido de que las frustraciones no existen. Entonces, cuando tiene que enfrentarse a alguna, vive una crisis existencial que concluye de una única manera: se la agarra con vos.
Estos varones se portan como si fueran criaturas: quieren (más bien, exigen) que sus deseos sean cumplidos de inmediato. Tienen una autoestima exagerada y se sienten los reyes del mundo. Suelen ser el centro de atención de todos los happy hours.
No te hagas muchas ilusiones con este chico, porque su máxima prioridad es él (y sus pretensiones, por supuesto).
* Riesgos: Este tipo de hombres despierta compasión. En algún momento lo ves como un “nene grande” y dejás que aflore tu instinto maternal.
* Cómo manejarlo: Okay: es muy demandante, pero está más fuerte que Luciano Castro, y vos querés que te dure un tiempito. “Hacele algún elogio, pero solo cuando creas que se lo merece. De esa forma vas a marcar una diferencia respecto del ámbito familiar: vos no sos sus padres y el espacio que ustedes tienen no es ‘la casita de los viejos’”, recomienda Alhadeff. De todas formas, cada tanto podés hacerle sentir que lo admirás: un hombre con una gran autoestima se muestra seguro y decidido. Entonces, si lo ves orgulloso por algo, sonreíle y halagalo. Ojo: esto no debe ser un hábito.
Si en algún momento te cansás de lidiar con su ego, replanteate la relación: no cometas el error de pretender cambiar su personalidad, porque lo más probable es que no lo logres y termines muy frustrada.

El indescifrable
* Características: Es romántico y divertido, pero cada tanto se ensimisma y no hay forma de romper esa caparazón. Por más que probás todas las claves que tenés a mano, el tipo no se abre, y vos sentís que estás al lado de un extraño. Aunque no se trata de un bipolar: simplemente es un hombre cambiante.
Cuando te cansás de sus ambigüedades y lo ponés contra la espada y la pared, él te dice alguna frase del estilo “nunca te prometí nada”. ¿Lo peor? Tiene razón.
* Riesgos: Vivís en la incertidumbre. Tu mente no está llena de pensamientos románticos, sino de dudas. Cada vez que se las planteás, terminás sola en tu casa, de madrugada, hablando por teléfono con tu mejor amiga: entre l

Otras Noticias