Mujer

Cómo sacarte de encima esas ojeras molestas

Esas antiestéticas coloraciones grisáceas o moradas que surgen en el párpado inferior, no sólo aparecen por la falta de descanso. ¿Cuál es su origen? Especialistas indican cómo tratarlas y hacerlas desaparecer
sábado, 22 de junio de 2013 · 00:00
Otro mito derribado: la falta de descanso no es la única, ni principal causa para la aparición de ojeras o bolsas alrededor de los ojos.

Existen diversos factores que repercuten sobre el rostro, provocando las indeseadas ojeras o bolsas sobre todo en su “momento pico” que es cuando nos levantamos de dormir.
En muchos casos la aparición de ojeras se debe a un factor hereditario. Si tus padres o abuelos tienen ojeras de forma crónica es muy probable que también las tengas o las desarrolles con el tiempo. Puede que ya las tengas y que haber dormido poco las potencie, pero el caso es que ya estaban ahí.

Otro factor, el segundo en importancia, es el que tiene que ver con la raza. La raza mediterránea - sur de Europa y norte de Africa - que tanta influencia tiene en la Argentina y el resto de los países sudamericanos por efecto de las corrientes inmigratorias- tiende a desarrollar más ojeras debido a que genera más pigmentación que otras razas de piel menos oscura. Y ese exceso de pigmentos en el párpado inferior es el que llega a provocar ojeras.

Tanto en los casos hereditarios como en los de razas hablamos de ojeras que permanecen en el tiempo.

Por otro lado están aquellas que aparecen de forma más limitada en el tiempo, que duran menos. Aquí sí entran las provocadas por la falta de sueño, pero también pueden darse por alergias, embarazos y la menstruación.

Haber dormido pocas horas provoca un tipo de ojeras más moradas respecto a las heredadas, que son más grisáceas. Dormir poco provoca que los vasos sanguíneos de los párpados inferiores se dilaten, de ahí ese color morado.

El paso del tiempo no solo se nota por las arrugas o las canas. Las bolsas, los párpados caídos y las ojeras, son factores que también contribuyen a que uno se vea con más años de los que deseamos, e incluso, en muchos casos, de los que tenemos.

La hinchazón debajo de los ojos se produce debido a que los tejidos que los rodean se debilitan. La grasa que ayuda a sostener a los ojos se mueve hacia los párpados inferiores.

También pueden aparecer como resultado de la acumulación de líquidos por causa del consumo excesivo de sal, cambios hormonales o el clima.

Todo es más grave si no se duerme lo suficiente, o si las sábanas y almohadas que usamos nos producen alergias o no son suaves.

Aquí algunos trucos a tener en cuenta que nos sugiere la Dra. Marta Tielas, Directora del Centro Médico láser AEGYNA

-Cuanto antes logres demaquillarte, mejor. Hacelo cuando llegues a casa por la noche. Aplicar una crema limpiadora y un tónico, ya que éste último contribuye a una mejor absorción de los tratamientos especializados anti-ojeras.
-Una vez a la semana, exfoliá la piel del rostro con suaves masajes circulares. Liberá las toxinas y las células muertas, logrando una mejor oxigenación.
-Aprovechá las horas de sueño para regenerar la piel. Existen variadas cremas especializadas según tipo de piel, edad y focalizadas en el contorno de ojos, que te permitirán renovar la dermis, aportar nutrientes, hidratarla, además de aclarar y desinflamar las ojeras.
-Cuando apliques la crema en la zona, es importante masajear el contorno de los ojos con la yema del dedo de manera suave, desde la zona inferior del ojo hasta llegar al lagrimal.
-Eliminá el estrés antes de dormir. Baños de inmersión, aromaterapia, música, todo lo que te ayude a eliminar las tensiones del día. Esto ayudará a conciliar el sueño, transformándose en un verdadero descanso.
-Dieta adecuada. Sobre todo en la cena es importante saber qué y cuánto comer. Es recomendable una alimentación ligera: vegetales, pescado a la plancha, etc. No se recomienda el abuso de sal y alcohol, ya que predisponen a la retención de líquidos, dando como resultado bolsas bajo los ojos.

También existen tratamientos más duraderos y sin recurrir al bisturí, agrega la Dra. Tielas. El láser y las nuevas te

Comentarios

Otras Noticias