Mujer - Pareja

¿Sexo con un nuevo compañero?: Los tips para pasarla genial

No podés decir que superaste una separación de tu ex sin vivir la instancia clave: ir a la cama con otro hombre.
lunes, 3 de junio de 2013 · 00:00
Casi todas las mujeres sienten ansiedad la primera vez que tienen sexo después de finalizar una relación significativa: esa experiencia puede convertirse en el mejor estímulo (comprobás que existe el placer más allá de tu última pareja) o en el gran error de una noche de borrachera (el tipo ni siquiera pudo localizar tu clítoris). “Muchas chicas sienten que ese primer contacto íntimo con alguien necesariamente tiene que darse en el contexto de una relación de amor: se exigen estar enamoradas”, asegura el sexólogo Adrián Sapetti, titular del Centro Médico Sexológico y autor del libro El derecho al goce. Olvidate de semejante presión: para asegurarte un regreso triunfal solo debés tener en cuenta algunas pautas.

REGLA 1. Aclará tu objetivo
Lamentablemente, no existe un sensor que nos indique cuándo estamos listas para tener sexo luego de una ruptura (de hecho, si la separación fue dolorosa, es probable que evites a los hombres durante un tiempo). Es necesario que seas sincera con vos misma: ¿Te interesa pasarla bien en la cama con un chico que te gusta o, en realidad, estás buscando un tipo que te haga olvidar a tu ex? Para determinarlo, analizá cuáles son tus fantasías: eso te ayudará a reconocer si querés diversión, venganza o romance.
Si usás el sexo como instrumento para lograr otra cosa (una suerte de revancha o el sentirte deseada por alguien), el resultado seguramente será decepcionante. “No se trata de tener sexo con un hombre para escapar de otro (en ese caso, las comparaciones serán inevitables y tu sentimiento de soledad aumentará), sino por el deseo real de compartir un momento placentero con alguien que te agrade”, recomienda la psiquiatra Graciela Moreschi, autora del libro Lo que les faltó aprender a Adán y Eva.

REGLA 2. Elegí un compañero generoso
No intentes retomar tu vida sexual con el primer tipo que te sonría en un bar: asegurate de que sea un hombre sensible a tus necesidades. “A la hora de elegir con quién compartir el regreso, es importante que sea alguien que te guste mucho, por quien te sientas cuidada, atendida y tenida en cuenta: una persona nueva, que te inspire el deseo y la confianza necesaria”, recomienda el sexólogo Adrián Sapetti.
Cuando te sentís vulnerable debés tener cuidado con el espejismo del ex que te “contiene” y con la trampa del amigo de fierro. Estas dos situaciones son bastante frecuentes y sus derivaciones suelen ser complicadas.
Te conviene ampliar tu círculo de relaciones para asegurarte una buena provisión de chicos deseables. Además, tené en cuenta otras opciones: actualizá tu perfil on-line aclarando que estás “soltera”, contactá a ese chico que descartaste en la segunda cita porque te parecía “ni fu ni fa”, y reconsiderá la oferta de ese compañero de oficina que siempre te invita a tomar algo. “En estas  situaciones, hay dos aspectos fundamentales: que tu ex ya no tenga una presencia constante en tu mente y que el nuevo compañero sea alguien que te guste, por el que sientas cierta admiración. Porque si te da lo mismo uno que otro, el resultado de la experiencia será más soledad”,
advierte Moreschi.
¿Cómo saber que ese chico al que recién conocés realmente es considerado? Si durante la cita él se preocupa porque no sientas frío o hambre, si se adelanta a abrirte la puerta o a correrte la silla, o si te pregunta si estás cómoda o la estás pasando bien, no hay duda de que está atento a tu bienestar. “Una persona que te cuida fuera de la cama también lo hará cuando estén en ella”, afirma Sapetti.
Una vez que hayas determinado que él te gusta y que es amable, tenés que comprobar el grado de compatibilidad sexual que hay entre ustedes. Es simple: fijate si te roza cada vez que puede con su codo, su pierna o su brazo. Además, prestá atención a sus gestos: si imitan los tuyos, es señal de interés. Los movimientos “en espejo” revelan que él está muy atento a tu conducta y son una expresión física de la afinid

Otras Noticias