Mundo

Como no la dejan volver a su país, hace 22 días que está en huelga de hambre

Se llama Aminattou Haidar y se encuentra en medio de un conflicto que aparentemente no tiene solución. Su estado de salud se agrava cada día que pasa y el mundo pide por ella
martes, 8 de diciembre de 2009 · 00:00
Aminattou Haidar es una reconocida activista política de Sahara Occidental (África), región que dejó de ser colonia española en 1976 por presión internacional. Esta zona fue ocupada en su mayor parte por Marruecos, con el apoyo de los Estados Unidos, mediante un gobierno de facto. Es por eso que Haidar posee la ciudadanía marroquí, aunque sea sarahauí.

La soberanía marroquí no es reconocida por la ONU y es rechazada con lucha armada por el movimiento político y militar Frente Polisario, quien proclamó la independencia en el mismo 1976, creando la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) que hasta el momento es reconocido por 82 países, aunque siga en dominio de Marruecos.

En este conflicto entra Aminattou Haidar, quien centra su lucha denunciando los crímenes de lesa humanidad que comete el gobierno de facto marroquí y se declara abiertamente saharauí. Ella misma fue víctima de una desaparición forzosa y fue recluida por Marruecos en centros secretos de detención desde 1987 a 1991. En 2005, fue condenada a siete meses de cárcel por diversos cargos relacionados con su presunta participación en protestas en el Sahara Occidental.

Hoy en día sigue padeciendo las políticas marroquíes que la mantienen varada en el aeropuerto de Lanzarote, Islas Canarias (España). Su huelga de hambre, que cada día agrava su estado de salud, comenzó el 13 de noviembre cuando llegaba a El Aaiún, la ciudad más importante del Sahara Occidental, y fue expulsada de su propio país por firmar en los papeles de regreso que era saharauí y no marroquí. Hay que puntualizar que en agosto de 2006, Marruecos le había denegado el pasaporte y el derecho de expatriación de sus dos hijos (15 y 13 años) como medida de presión.

Es por eso que Haidar no puede volver a Marruecos, ni sus hijos salir del país. España ofreció darle la nacionalidad pero si ella aceptara ya no podría aspirar a volver a su país, que la catalogaría como española por lo que perdería todos sus derechos.

A medida que pasaban los días, Marruecos, presionado por la comunidad internacional, aceptó ofrecerle una alternativa: ella tendría que admitir que es marroquí y negar que sea saharauí. Entonces, las autoridades le darían un pasaporte nuevo para ingresar al país y reencontrarse con sus hijos. De optar por esta medida, la lucha de su vida perdería sentido.

Es por eso que la activista se negó a recibir ayuda médica y su salud empeora. Sus hijos publicaron un carta en donde piden al mundo que intervenga y les devuelva a su mamá: "Por favor eviten la tragedia que va a repercutir en nuestra situación física y psíquica. ¡QUEREMOS EL REGRESO DE NUESTRA MAMÁ!", firman los adolescentes.

La noticia conmociona al mundo y a los medios de comunicación. Ya se crearon grupos en diversas redes sociales, como "Free Aminatou Haidar", "Solidaridad canaria con Haidar" o "Ayuda a Aminatu Haidar", en facebook y las ONG exigen ya una solución al conflicto.
 

Fuente: Infobae.com

Otras Noticias