Mundo

¿Cómo cuidar nuestro puesto de trabajo?

En tiempo de crisis todo resulta más complicado e incluso el derrumbe financiero pone en riesgo nuestra posición. Consejos para manejarse con mucha cautela.
jueves, 12 de febrero de 2009 · 00:00
La ola de despidos a nivel mundial no cesa y, al menos hasta el momento, no hay señales de que lo haga en el corto plazo. Dado que las muchas de las compañías que desde hace algunas semanas vienen anunciando desvinculaciones masivas y retiros voluntarios tienen filial en el país, los empleados argentinos también sienten miedo de perder su trabajo.
Las empresas más grandes del mundo siguen registrando pérdidas millonarias como consecuencia de la crisis financiera mundial y entre el 11 de enero y hoy anunciaron el despido de al menos 135.050 personas.

La cifra surge de un recuento de los anuncios públicos de 23 empresas, de acuerdo con los despidos aplicados sobre empleados formales. No obstante, el número podría ascender de manera considerable si se tuvieran en cuenta las medidas no anunciadas y la eliminación de puestos de trabajo no formales.

Como mínimo, hoy en las oficinas y fábricas locales el personal respira un clima “incierto”. Ante semejante contexto, un artículo de CNNExpansión.com revela consejos y tips para cuidar el puesto de trabajo en medio de la crisis:

Sea proactivo en su trabajo

Acepte el crédito pero no "camine con un gran letrero que diga Soy Genial", aconseja la orientadora profesional Marie McIntyre. Y añade: "Busque oportunidades para hacerle saber a la gente lo que hace". Una buena estrategia es periódicamente tomar la iniciativa de enviar un sumario a su jefe de aquello en lo que está trabajando.

No pida un aumento o ascenso. Sea paciente y agradezca por ahora que tiene trabajo.

Conviértase en una persona multitareas

Ofrézcase como voluntario para el trabajo extra. Ahora que las compañías llevan a cabo recortes de personal, algunos deberán trabajar más. Hágalo con una sonrisa y será un empleado “ideal”.

Llegue temprano y váyase tarde. Si bien esto es obvio y dejó de ser opcional, tiene que hacer su compromiso visible al trabajar horas extra. Olvídese de los mensajes de texto o las llamadas personales en horas de oficina.

No lleve trabajo a su casa y sea sociable

No trabaje desde su casa. “Los jefes tienden a despedir a la gente que no les cae bien o que no conocen”, señala Stephen Viscusi, autor del libro “Bulletproof your job”. Trabajar desde la casa o medio tiempo hace más difícil que su jefe lo conozca, así que evítelo si puede.

Hable con su jefe y con el superior de él. Si, por ejemplo, está en la cafetería, comience una conversación. “A los ejecutivos les encanta hablar de negocios y, en la mayoría de los casos, se sienten tan incómodos cuando hablan con usted como usted cuando habla con ellos”, asegura McIntyre. Prepárese con preguntas como “Acabo de leer acerca de algo que nuestro competidor está haciendo. ¿Qué opina de eso?”

Sea empático con la compañía y sus jefes

No seas excéntrico. Ahora es el momento de encajar por completo. “Compre cintas blanqueadoras Crest White Strips. Debe verse como si perteneciera a la compañía”, dice el orientador profesional Stephen Viscusi. Y agrega: “No use perfume o colonia, tal vez sea la que usaba la ex esposa de tu jefe”.

Sienta el dolor de su jefe. Si siente que está al margen, hable con su gerente y descubra cuáles son sus prioridades en estos días. Puede, por ejemplo, preguntarle a su jefe ¿Cuáles son sus mayores metas en este momento y cómo puedo ayudar?

No sea demandante. Aun si los despidos son necesarios, también pueden servir como una excusa para que las empresas liquiden a gente de la que querían deshacerse de cualquier manera. ¿Por qué? El problema más frecuente es la actitud: las personas que son demandantes, difíciles, quejumbrosas o absorben demasiada energía de sus gerentes, son las primeras en irse.

No se queje en demasía

Si necesita algo de su jefe, hay un modo correcto y uno in

Otras Noticias