Mundo

Vuelve la tensión a Bolivia

La detención de 14 opositores y un llamado al "desobediencia civil" marcaron hoy un resurgimiento de la tensión entre el gobierno izquierdista de Bolivia y la oposición.
miércoles, 18 de febrero de 2009 · 00:00
Los incidentes se produjeron al día siguiente de que el Gobierno pusiera en marcha, sin presencia de opositores, un proceso de autonomías en el marco de una Constitución aprobada en un reciente referendo y puesta en vigencia pese a una tenaz resistencia de dirigentes regionales, informa Infobae.com

La detención colectiva se produjo en la madrugada en el departamento amazónico de Pando, donde ya ha una cantidad de procesados por la muerte de campesinos seguidores de Morales, ocurrida en septiembre del año pasado en el incidente más cruento de una ola de protestas antigubernamentales.

"Hay unas órdenes de detención de la Fiscalía, es la Justicia la que está actuando y ahí el Gobierno no se entromete", dijo a reporteros el vicepresidente Álvaro García, en rechazo a airadas protestas de legisladores opositores que calificaron a la acción como "atropello político".

El comandante policial de Pando, coronel Jorge Aliaga, dijo a la televisión estatal que siete detenidos recuperaron su libertad al cabo de unas horas y que los demás fueron trasladados a La Paz, "por orden del Ministerio Público".

Cadenas radiales reportaron que policías encapuchados allanaron varios domicilios en la capital pandina, Cobija, y en el pequeño pueblo de Porvenir, donde se produjo la masacre por la que se desarrolla un proceso en el cual el principal acusado es el ex prefecto (gobernador) regional, Leopoldo Fernández.

"A media mañana los detenidos fueron llevados en avión a La Paz, en medio de gritos y llanto de desesperación de los familiares", dijo radio Erbol. Entre los detenidos están el alcalde opositor de Porvenir y un ex asesor de prensa de Fernández, quienes acababan de retornar de Brasil donde se habían refugiado tras los sucesos de septiembre, agregó la emisora.

Entretanto, el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, encabezó una jornada de "desobediencia civil" en protesta contra una decisión gubernamental de revertir a dominio estatal unas 36 mil hectáreas de tierras agrícolas y ganaderas en la región sudoriental del Chaco, para transferirlas a indígenas guaraníes.

"Vamos a impedir este nuevo atropello del Gobierno", dijo Costas al iniciar la protesta junto con hacendados y varios alcaldes, según despachos radiales. La protesta tuvo poco impacto en las actividades productivas, de acuerdo a los reportes.

Costas agregó, sin embargo, que consideraría dialogar con el Gobierno sobre autonomías y política agraria, con la condición de que participen también observadores internacionales.

La nueva Constitución otorga al Gobierno nacional la conducción de la política agraria, contrariando la demanda de Santa Cruz y de otros tres departamentos de que esa facultad sea transferida a los gobiernos regionales.

Otras Noticias