Mundo

Crisis económica dispara el alerta en los gobernantes por un rebrote xenófobo

Gran Bretaña es donde más manifestaciones se contabilizan. En plena recesión económica y crecimiento del desempleo, los trabajadores creen que se dan facilidades a los extranjeros.
lunes, 2 de febrero de 2009 · 00:00
Hoy, los trabajadores de dos plantas nucleares y otras plantas de energía se sumaron al movimiento "Empleos británicos para los trabajadores británicos", que cuenta ya con el apoyo de una veintena de empresas del sector de la energía y que pide al Gobierno de Gordon Brown la adopción de medidas proteccionistas para evitar la contratación de mano de obra extranjera.

Según publicó el diario El País, los trabajadores de las centrales nucleares de Sellafield y Heysham interrumpieron su trabajo y salieron a la calle para mostrar su protesta, al igual que los empleados de una refinería de petróleo en Grangemouth (Escocia) y de centrales energéticas de Longannet, Warrington y Staythorpe.

En el marco de la recesión económica y crecimiento del paro en todo el Reino Unido, los trabajadores estiman que se dan facilidades a los trabajadores extranjeros porque se les paga menos.

Bill Eilbeck es sindicalista de la planta de Sellafield y declaró que no es una huelga xenófoba, sino que demandan igualdad de condiciones para todos los trabajadores. "No tratamos de impedir la llegada de trabajadores extranjeros, intentamos impedir que vengan cobrando menos y nos quiten el trabajo. Pedimos igualdad de derechos".

Los huelguistas aseguraron que si el Gobierno no los escucha "la situación se agravará aún más".

Las huelgas ilegales se iniciaron la pasada semana en la refinería de Lindsey, de la empresa Total. La propietaria adjudicó una ampliación de la planta a la empresa italiana IREM, que anunció que los 500 trabajadores destinados a esa obra serán, en su mayoría, italianos y portugueses venidos expresamente para realizar el proyecto, lo que deja fuera la mano de obra local.

Pese a que Total sostiene que no discrimina a los trabajadores británicos, sino que no encuentra personal cualificado en la zona, los obreros británicos creen que se contrata personal extranjero porque es más barato y exigen a Brown que ponga en práctica una promesa que hizo en el momento de asumir el cargo en junio de 2007, cuando prometió "empleos británicos a los trabajadores británicos".

Otras Noticias