Mundo

Obama encabezó un rezo colectivo

Ayer por la mañana se celebró en Washington el Desayuno oficial de la Oración, el matrimonio Clinton, Tony Blair y como si fuera poco, Elisa Carrió. ¿Cómo fue?
viernes, 6 de febrero de 2009 · 00:00
Ayer por la mañana se celebró en Washington el Desayuno oficial de la Oración, evento que encabezó el presidente Barack Obama acompañado por la plana mayor demócrata (el vice Joe Biden, el matrimonio Clinton y la titular de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, entre otros), y que contó entre los miles de invitados al ex premier británico Tony Blair y la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

“Varias veces hemos visto que la fe ha sido una herramienta que nos ha dividido unos a otros, como una excusa de prejuicio e intolerancia”, afirmó Obama en el encuentro. “No hay dudas que la verdadera naturaleza de la fe significa que algunas de nuestras creencias jamás serán las mismas” y agregó “pero no importa lo que creamos, lo que decidamos creer, recordemos siempre que no hay religión en el mundo donde la doctrina principal sea el odio”.

Luego Obama leyó algunas frases sagradas del catolicismo entre ellas frases dichas por Jesús, leyó también frases de la Torah judaica y también recitó algunos versos del Corán islámico como ser el tradicional “nada de ti creerá hasta que ese hombre quiera para su hermano lo que quiere para él mismo”.

Obama fue claro al decir “mi objetivo será que mi mandato no favorezca a ningún grupo religioso sobre las ideas de otro grupo religioso”, y afirmó “trabajaré para aquellas organizaciones que quieran hacer cosas por nuestras comunidades y lo haré sin confundir la fina e inteligente línea que marcaron nuestros fundadores entre la Iglesia y el Estado”.

Carrió comentó a sus asistentes que estaba muy emocionada. “En este desayuno de oración, he escuchado hablar de interreligiosidad y de tener fe en la política para unir al mundo, algo que en Argentina parece estar vedado", dijo la dirigente tras el encuentro en el que participó acompañada de Alfonso Prat Gay, Fernando Sanchez y Maricel Etchecoin. Las expectativas del grupo argentino de acercarse a Obama chocaron con las impresionantes medidas de seguridad, pero la experiencia de codearse con tantos dirigentes de primer nivel, aseguraron, valió la pena.

Tony Blair, que habló en el encuentro también, comentó que pasó gran parte de sus últimos viajes en la Tierra Sagrada, y en la ciudad Santa de Jerusalem. “El otro día subí de nuevo al monte de los Olivos en Jerusalem. Allí a la izquierda uno ve el jardín de Gethsemane, a la derecha uno ve donde ocurrió la última cena y si ves derecho, allí es donde fue coronado el Rey David y un poco más allá donde está enterrado Abraham, y por supuesto en el centro, está la Mezquita de Al Aqsa”.

Y continuó “El conflicto, rico en si mismo, es histórico. Pero es el lugar donde más me he puesto a pensar en mi vida. Allí he reflexionado que frente a esa riqueza espiritual hoy en día lamentablemente las religiones están corroídas por el extremismo, que usan la misma fe, para excluir al otro”.

Fue tan concurrido el evento en el Hotel Hilton de Washington, que inclusive numerosos invitados quedaron fuera del salón principal, y debieron seguir la ceremonia desde el lobby y los pasillos.

Otras Noticias