Mundo

Crece la polémica en Paraguay por la confesión de Lugo

Referentes de la Iglesia en ese país se expresaron a favor y en contra de la decisión del mandatario de admitir que tuvo un hijo cuando era obispo.
martes, 14 de abril de 2009 · 00:00

Aún movilizados por la declaración del presidente Fernando Lugo, quien admitió haber tenido un hijo mientras era obispo, dos altos miembros de la Iglesia católica en Paraguay se expresaron con opiniones contrapuestas sobre la decisión del mandatario.

"Es un golpe duro para la Iglesia Católica y un mal ejemplo, que traerá pérdida de confianza hacia la institución de parte de la ciudadanía", afirmó el obispo Ignacio Gogorza, de la diócesis de Encarnación, en el sur del país.

Además, el prelado sostuvo que lo que más le duele es que Lugo haya mantenido relaciones íntimas con Viviana Carrillo, la madre del niño que demandó la semana pasada al jefe de Estado por filiación, cuando aún era obispo de San Pedro, la región más pobre del país.

Dos abogados invocaron la representación de la mujer en un juzgado de Encarnación para pedir que Lugo sea sometido a una prueba genética para comprobar la paternidad del niño Guillermo Armindo Carrillo.

El chico nació el 4 de mayo de 2007, cinco meses antes de que Lugo renunciara a su estado clerical, el 21 de diciembre de 2006, para incursionar en el terreno político. En ese entonces era obispo emérito de San Pedro y la Santa Sede lo suspendió "a divinis" y dos semanas antes de asumir al poder, el 15 de agosto de 2008, lo redujo al estado laico.

La opinión de Gogorza, considerado un referente del sector conservador de la Iglesia católica, contrasta con la del obispo Mario Melanio Medina, de la diócesis de Misiones y allegado de Lugo, quien apeló al viejo refrán de "más vale tarde que nunca".

"Es un acto de valentía y de sinceridad, es una cuestión muy privada y personal de él. Solamente la verdad nos hará libres, dice la escritura", indicó Medina, para quien "hay muchísimos casos (como el de Lugo) en Paraguay y en el mundo, pero la Iglesia dice que el trigo y la cizaña crecen juntos".

Medina considera que Lugo no se expondría a una sanción de la jerarquía eclesiástica, porque ya fue reducido al estado de laico "por una concesión de la Santa Sede".

Por su parte, el presidente del Congreso, el opositor Enrique González Quintana, afirmó que el caso ha demostrado que no había ningún interés político detrás de la denuncia como habían dejado entrever varios colaboradores de Lugo.

"Él (Lugo) hizo un juramento ante Dios como sacerdote y hace 8 meses hizo otro juramento ante Dios y la patria, ojalá que no sucumba ante las tentaciones", enfatizó González Quintana, del Partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace), segunda fuerza de la oposición.

"Antes que obispo Lugo es un ser humano", sostuvo en su férreo apoyo Pompeyo Lugo, hermano del actual presidente, quien además recalcó que "un hijo es una ofrenda a la vida". Asimismo, el familiar del ex obispo calificó el celibato de la Iglesia católica como una "tortura".

Otras Noticias