Mundo

Berlusconi por la boca muere

El primer ministro italiano dijo a los refugiados por el terremoto de L'Aquila que "Hay que tomárselo como un camping". Una más y van...
miércoles, 8 de abril de 2009 · 00:00
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, aconsejó a los sobrevivientes del sismo del lunes en los Abruzzos, alojados provisionalmente en tiendas de campaña, "tomárselo como un fin de semana de camping".

"No les falta de nada, tienen atención médica, comida caliente... Claro que su refugio actual es completamente provisional pero, justamente, hay que tomárselo como un fin de semana de camping", respondió a una pregunta sobre la situación de los damnificados.

Las autoridades italianas estiman que unas 17.000 personas se han quedado sin hogar, la mayoría de las cuales están instaladas en tiendas de campaña levantadas en los suburbios de L'Aquila, capital provincial de Los Abruzos.

Berlusconi confirmó que son 260 los muertos. Según la Protección Civil italiana, citada por la prensa local, también hay "algo más de 1.000" heridos, cien de ellos en estado grave. Desde el lunes se rescataron a 150 personas con vida de debajo de los escombros.

En tanto, el papa Benedicto XVI anunció hoy que "apenas sea posible" visitará la región del sismo, al dirigirse durante la audiencia general en la plaza de San Pedro a las poblaciones afectadas por el devastador terremoto que el lunes arrasó la ciudad de L'Aquila.

 Otras controvertidas metidas de pata del mandatario italiano recientemente fueron:

Los vuelos de la muerte

 

Berlusconi generó un cortocircuito con el gobierno argentino a mediados de febrero, cuando aludió en tono de broma a los vuelos de la muerte durante la última dictadura militar.

"Yo nunca insulté a nadie [...] Recibí muchos insultos [...] De mí dijeron de todo los señores de la izquierda: que soy el ogro de Arcore [localidad cercana a Milán donde Berlusconi tiene su residencia], que soy como Hitler, que soy como Mussolini, o como ese dictador argentino que se deshacía de sus opositores llevándolos en avión con una pelota, después abrían la puerta les daban la pelota y les decían: ´Es una linda jornada afuera, vayan un poco a jugar´, que hace reír pero es dramático", dijo el líder europeo.

 Otras controvertidas metidas de pata del mandatario italiano recientemente fueron:

Los vuelos de la muerte

 

Berlusconi generó un cortocircuito con el gobierno argentino a mediados de febrero, cuando aludió en tono de broma a los vuelos de la muerte durante la última dictadura militar.

"Yo nunca insulté a nadie [...] Recibí muchos insultos [...] De mí dijeron de todo los señores de la izquierda: que soy el ogro de Arcore [localidad cercana a Milán donde Berlusconi tiene su residencia], que soy como Hitler, que soy como Mussolini, o como ese dictador argentino que se deshacía de sus opositores llevándolos en avión con una pelota, después abrían la puerta les daban la pelota y les decían: ´Es una linda jornada afuera, vayan un poco a jugar´, que hace reír pero es dramático", dijo el líder europeo.

 

Obama es lindo, jóven y bronceado

El 6 de noviembre, Berlusconi provocó un escándalo en Italia al definir al presidente estadounidense Barack Obama, que en ese entonces todavía no ocupaba el cargo, como "lindo, joven y bronceado".

La declaración fue realizada en Moscú, cuando fue consultado acerca de qué pensaba sobre el futuro de las complicadas relaciones ruso-norteamericanas. Allí, Berlusconi no tuvo mejor idea que contestar que como Obama es "lindo, joven y bronceado" tenía "todo como para llevarse bien" con el presidente Dimitri Medvedev.

Y como si ello no fuera suficiente, tras el fuerte revuelo y la lluvia de críticas, lanzó: "Si no

Otras Noticias