Mundo

Cerraron las principales salas de poker online en los Estados Unidos

El FBI acusó a tres empresas y un total de 11 personas de fraude bancario y apuestas ilegales. Los sitios de PokerStars, Full Tilt Poker y Absolute Poker con dominios .com están inaccesibles
martes, 19 de abril de 2011 · 00:00
Si se intenta acceder a estos sites aparecerá el mensaje: “Este dominio ha sido embargado por el FBI en cumplimiento de una orden de arresto”.
A pesar de varios intentos por cambiar las normativas, el juego por internet es ilegal en los EEUU.
Para evitar esa restricción, las transacciones de dinero se realizan por fuera de los EEUU.
Las tres empresas detendrán sus operaciones en ese país, pero seguirán funcionando por fuera. PokerStars y Full Tilt Poker migrarán a un dominio .eu.
Los cargos en contra de los sitios incluyen manipulación bancaria con la intención de procesar millones de dólares en ganancias ilegales.
La fiscalía en Manhattan emitió órdenes de incautación contra más de 75 cuentas bancarias en 14 países usadas por las empresas de poker, con lo que se interrumpe el flujo ilegal de miles de millones de dólares.
El fiscal federal Preet Bharara dijo que los acusados "tramaron un elaborado esquema criminal de fraude, engañando alternativamente a algunos bancos norteamericanos y sobornando efectivamente a otros para garantizar el continuo flujo de millones de dólares en ganancias de apuestas ilegales".
Las autoridades buscan sanciones por lavado de dinero y confiscaciones por u$s3.000 millones en contra de los demandados.
La acusación señala que las compañías se inconformaron con el Acta de Juego Ilegal por Internet, la ley promulgada por los EEUU en octubre de 2006 que considera un delito para las empresas de apuestas aceptar casi todas las formas de pago en relación con la participación de un tercero en juegos ilegales en línea.
A comienzos de 2010, RojaDirecta y otra importante cantidad de sitios con dominios bajo la tutela de los EEUU fueron dados de baja debido a que emitían transmisiones deportivas sin consentimiento de los dueños de las imágenes.
¿Tenés twitter? ¡seguinos!