Mundo

Dilma asegura que hará lo que sea por combatir la inflación

La presidente de Brasil se mostró 'inmensamente preocupada' por la problemática y se comprometió a tomar todas las acciones necesarias para revertir la suba de precios en su país.
miércoles, 27 de abril de 2011 · 00:00
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y sus principales asesores económicos prometieron el martes que harán lo que sea necesario para contener la alza de los precios y afirmó que su Gobierno no permitirá el retorno de una inflación descontrolada.

Fue la segunda vez en dos días que Rousseff ha hablado con energía en público sobre su determinación a contener el alza de los precios, lo que señala una creciente preocupación del Gobierno en la medida en que la inflación amenaza con sobrepasar el techo del rango de la meta oficial.

"No tendremos reparos en tomar todas las medidas, repito, todas las medidas, que juzguemos urgentes y necesarias", dijo Rousseff durante una reunión de los principales funcionarios económicos del país y grupos de la sociedad civil.

La inflación en la mayor economía de Latinoamérica haseguido subiendo constantemente, pese a tres alzas de la tasa de interés este año, el anuncio de recortes fiscales por 30.000 millones de dólares y una serie de medidas del Gobierno que apuntan a enfriar una fuerte demanda de los consumidores por crédito y fuertes entradas de fondos extranjeros.

Mientras que Rousseff y otros funcionarios del Gobierno han hablado cada vez más duro contra la inflación, los economistas afirman que las autoridades no han hecho lo suficiente para atacarla con firmeza, dado que buscan un equilibrio con la mantención de un crecimiento robusto.

Alzas globales de los precios de las materias primas han ayudado a alimentar la inflación en Brasil y en otras economías en desarrollo.

El lunes, Rousseff dijo que estaba "inmensamente preocupada" sobre la inflación, que alcanzó un 6,44% en el año hasta mediados de abril, peligrosamente cerca del techo del rango de la meta del Banco Central, que es de un 4,5% para este año, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

Algunos economistas han cuestionado la efectividad de las denominadas medidas macroprudenciales del Banco Central, que apuntan a reducir el crédito sin elevar la tasa de interés.

"Es comprensible que algunas personas tengan dudas (...) tomaremos las acciones necesarias con serenidad y seguridad", dijo la mandataria.

La inflación es un tema político sensible en Brasil, donde aún están frescos los recuerdos de fuertes alzas de precios en las décadas de 1980 y 1990 que perjudicaron los ahorros y distorsionaron la economía.

Rousseff ganó las elecciones presidenciales del año pasado en gran medida gracias al fuerte legado económico de su predecesor, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y podría ser vulnerable a una baja de sus índices de aprobación si los brasileños consideran que ella puede permitir el regreso del fantasma de la inflación.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias