Mundo

Strauss-Kahn podría ser sometido a un análisis de HIV

La camarera que denunció por agresión sexual al director del FMI vive en un edificio en el se alquilan departamentos solo a personas portadoras del virus.
miércoles, 18 de mayo de 2011 · 00:00
Se tiene casi como certeza que el titular del FMI abandonará el cargo por voluntad propia o por imperativo de la organización, por lo menos así lo evalúa el mundo político. Los países emergentes estudian quién lo reemplazará.

Al respecto, el ministro argentino de Economía, Amado Boudou, dijo hoy que no debe apresurarse la elección de un sucesor de Dominique Strauss-Kahn al frente del FMI, aunque se mostró a favor de que el próximo titular del organismo sea alguien de un país emergente que consolide las reformas impulsadas por el francés.

Cabe recordar que Dominique Strauss-Kahn, fue acusado de atacar sexualmente a una empleada del hotel Sofitel de Nueva York donde se hospedaba, el lunes se declaró no culpable, pero enfrenta los cargos de acto sexual delictivo en primer grado, retención de libertad en segundo grado, intento de violación de primer grado y abuso sexual en primero y tercer grado. A pesar de ello, podría salir libre bajo fianza este jueves en una nueva audiencia solicitada por sus abogados, reportó hoy la cadena CNN.

Denuncia y HIV

La mujer, originaria de África occidental, vive desde enero en un lugar del Bronx gestionado por Harlem Community AIDS United, institución que ofrece domicilios en alquiler en diferentes edificios únicamente a enfermos de SIDA.

Debido a la confidencialidad de las actas médicas no queda claro si la mujer, de 32 años, que acusa a Strauss-Kahn de haber intentado violarla en el hotel Sofitel de Nueva York, está realmente infectada. El tabloide neoyorquino reconoce no haber podido verificar si ella es realmente ceropositiva, aunque considera difícil que viva en ese lugar sin serlo.

De acuerdo con las reglas de la organización, al menos un adulto en la vivienda debe ser VIH positivo para poder alquilar el predio. La mujer, que es viuda, vive allí sola con su hija de 16 años. Su abogado, Joseph Shapiro, no ha aclarado las razones por las que a la mujer se le concedió asilo en Estados Unidos hace siete años.