Mundo - Holanda

"Escándalo Real": Guillermo y Máxima evadieron al fisco para construir una lujosa mansión

Fue confirmado que los príncipes de Holanda, Máxima y Guillermo, efectuaron operaciones financieras para evadir impuestos con ese fin inmobiliario. ¿Era necesario?...
miércoles, 08 de junio de 2011 · 00:00
La pareja hasta ahora irreprochable de Holanda, se tiñe con algunas manchas de duda a partir de la denuncia de que habrían realizado transacciones financieras en algunos “paraísos fiscales” para evadir impuestos en la construcción de una mansión.

A pesar del secreto guardado por el Parlamento, y confirmado ahora por el servicio de información del Estado, la información se filtró luego de que el diario «De Volkskrant»  en exclusivala publicara.

Construcción en el sur de Mozambique. El año pasado, los príncipes hicieron construir una residencia en Machangulo,  a orillas del Océano Índico. El proyecto resultó polémico desde el principio, ya que estaba demasiado lejos de Holanda, demandaría enormes gastos de seguridad y se realizaría en plena crisis financiera.

La portada de De Volkskrant (www.volkskrant.nl), dice: “Entre bastidores estalló la conmoción el año pasado sobre pagos del príncipe Guillermo-Alejandro y la princesa Máxima en un «paraíso fiscal»”.

La nota está firmada por dos redactores Jan Hoedeman y Remco Meijer, quienes supuestamente tuvieron acceso a la información, hasta ahora desconocida, y que todavía debe ser contrastada y confirmada oficialmente y hoy reproducida por Perfil. Según los redactores, para la construcción, los príncipes habrían realizado transacciones financieras en distintos “paraísos fiscales”.

Lo comunicado en forma oficial. El servicio oficial de prensa de la Casa Real (RVD) confirmó que “la princesa Máxima y el príncipe Guillermo-Alejandro compraron su casa de vacaciones en Mozambique a través de pagos de facturas en diversos países”, entre ellos el “paraíso fiscal” de Jersey, dice De Volkskrant.

Debido a que Jersey basa su economía en la exención de impuestos, la transacción acabó enfrentando al antiguo primer ministro, el democristiano Jan Peter Balkenende, con el Parlamento. Por decisión de Balkenende, la información, que conocían miembros del Parlamento holandés, quedó en secreto.

Al ser el responsable de gestionar los asuntos reales, el mandatario solo alertó de los pagos de Mozambique a la Comisión Secreta del Congreso, reservada para la información confidencial del Estado. Como efecto no deseado, dio la errónea sensación de que los príncipes de Orange habían abonado toda la casa a través de paraísos fiscales.

El Parlamento cuestionó “la moral de los Orange a la hora de manejar su dinero”, y surgieron más voces críticas. No obstante, según un comunicado del RVD citado por el diario, el príncipe y la princesa “no cometieron delito alguno fiscal o financiero debido al método de pago empleado. Respetaron todas las normas y reglas internacionales”.

Para evitar nuevos roces, el actual primer ministro liberal, Mark Rutte, salió al paso de las revelaciones: “Es lamentable que se haya publicado una información secreta”.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias