Mundo

Strauss Khan más complicado por nuevas revelaciones

El ex jefe del FMI ingresó a un ascensor del hotel con una mujer desconocida e invitó a dos empleadas a pasar a su habitación. Al día siguiente fue denunciado por una mucama de intento de violación.
viernes, 8 de julio de 2011 · 00:00
The New York Times citó a un funcionario policial que dijo que cámaras de video registraron imágenes del ex ministro francés y una mujer subiendo a un ascensor a la 01:20 de la madrugada del 14 de mayo. El funcionario dijo al Times que la mujer fue identificada y hallada, pero se negó a hablar con los investigadores.

El periódico también informó que dos trabajadoras del hotel dijeron a los investigadores que Strauss-Kahn los había invitado a su habitación esa misma noche en forma separada, pero que declinaron la invitación.

En cualquier caso, la mañana del 14 de mayo, día de la supuesta agresión sexual contra la empleada de hotel, Strauss-Kahn pidió el desayuno a la habitación para una sola persona, dijo el diario.

El francés renunció al cargo de director gerente del Fondo Monetario Internacional en mayo tras el escándalo desatado tras la denuncia de agresión sexual por parte de una mujer guineana de 32 años, el cual comprometió su carrera política en Francia, donde era visto como un aspirante para la Presidencia de 2012.

Liberado bajo juramento en forma sorpresiva el pasado viernes, tras pasar varios días en prisión y luego semanas en arresto domiciliario, el ex jefe del FMI está acusado de siete cargos, entre ellos, el de intento de violación, pasible de diez años de prisión, por los cuales ya se declaró "no culpable".

La causa tuvo un espectacular vuelco a raíz de la aparición de fallas y mentiras en el testimonio de la empleada de hotel, lo que dejó muy mal parada a la fiscalía, aunque ésta anunció el miércoles pasado que "la investigación continúa".

Los informes de que Strauss-Kahn había intentado seducir a otras mujeres, de ser ciertos, podrían apoyar el argumento de la acusación de que el ex ministro francés era sexualmente agresivo o, al contrario, servirían a la defensa para sustentar la tesis de que cualquier encuentro sexual entre Strauss-Kahn y la empleada de hotel fue de mutuo acuerdo