Mundo - Visita del sumo Pontífice

El Papa fue ovacionado en Madrid

Encabezó la Jornada Mundial de la Juventud y ofició una misa frente a una multitud de jóvenes.
jueves, 18 de agosto de 2011 · 00:00
La Jornada Mundial de la Juventud, tuvo una visita de lujo: El papa Benedicto XVI llegó hoy a Madrid para presidir el evento que durará hasta el próximo domingo. El avión que trasladó al Papa desde Roma aterrizó al mediodía hora local en el aeropuerto de Madrid-Barajas, donde Benedicto XVI era esperado por los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, al pie de la escalerilla.

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno español,  y otros miembros del ejecutivo y autoridades, también dieron la bienvenida al Pontífice, que iniciaba así su tercera visita a España.

Una verdadera multitud. Los jóvenes se reunieron en la plaza de Cibeles de Madrid para dar la bienvenida oficial al pontífice en las jornadas a las que asisten peregrinos de 193 países. En un ambiente festivo y desafiando el fuerte calor reinante en la capital de España, los jóvenes recibieron al Papa como a una estrella del pop, entre cantos, gritos y con miles de banderas de sus países de origen.

Algunos de los lemas entonados por los jóvenes, fueron: “Si, sí, sí, el Papa ya esta aquí” y “Esta es la juventud del Papa”. Su entrada oficial a Madrid la hizo a pie, atravesando la monumental e histórica Puerta de Alcalá, en el corazón de la capital española.

"Queridos amigos: sed prudentes y sabios, edificad vuestras vidas sobre el cimiento firme que es Cristo. Esta sabiduría y prudencia guiará vuestros pasos, nada os hará temblar y en vuestro corazón reinará la paz", dijo Benedicto XVI.

El Pontífice se trasladó desde la Nunciatura vaticana a la Puerta de Alcalá, donde fue recibido por el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, quien le entregó las llaves de la capital.

Después plantó un olivo, en referencia al lema de esta JMJ, "Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe", y después de ver siete caballos andaluces, de la familia de Alvaro Domecq, montados por otros tantos jinetes y mujeres a la grupa vestidas de flamencas, le dieron la bienvenida con una exhibición de doma de alta escuela española.


A bordo del Papamóvil se trasladó a la cercana plaza de Cibeles, en medio del delirio de los jóvenes católicos, donde el cardenal de Madrid, Antonio Maróa Rouco Varela, le dio la bienvenida a una ciudad "donde nadie es forastero, sino hermano".

Después, jóvenes peregrinos le dieron diversas ofrendas a Benedicto XVI, como pan y la sal, símbolo de bienvenida; una guirnalda de flores típica de las islas del Pacífico, o un sombrero centroamericano típico.

“Es una inmensa alegría encontrarme aquí con vosotros, en el centro de esta bella ciudad de Madrid, que hoy es también capital de los jóvenes del mundo y donde toda la Iglesia tiene puestos sus ojos”, les dijo el Papa antes de comenzar la multitudinaria misa.

Benedicto XVI hizo votos para que el mensaje de esperanza de Cristo “resuene” por todos los rincones de Madrid “y tenga eco también en el corazón de los que no creen o se han alejado de la Iglesia”.


El Papa, sentado en un inmenso escenario blanco, refrescado con pulverizadores de agua para combatir el intenso calor de Madrid, llamó a los jóvenes a "conocer mejor a Cristo" y a seguir su ejemplo, frente a aquellos que "se contentan con seguir las corrientes de moda, se cobijan en el interés inmediato, olvidando la justicia verdadera".


Todas las lenguas. El Obispo de Roma saludó en francés inglés, italiano, alemán, portugués y polaco y exhortó a los jóvenes a buscar la verdad, "que no es una idea, una ideología o un eslogan, sino una persona, Cristo, Dios mismo que ha venido entre los hombres".


"Que estas jornadas llenas de oración, enseñanza y encuentros, los ayuden a descubrirlo para amarlo más. Que Cristo los acompañe durante este tiempo intenso en el que todos juntos lo celebraremos y le rezaremos", afirmó. También dijo que Cristo es quien “da verdadero sentido a nuestra

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias