Mundo

Cuba autoriza la compraventa de autos luego de casi 50 años

Un decreto firmado por Raúl Castro establece que dicha operación no ya requerirá autorización previa de ninguna autoridad. El valor será fijado en pesos cubanos.
jueves, 29 de septiembre de 2011 · 00:00
Cuba está cambiando. El anuncio realizado ayer sobre la legalización a partir del 1 de octubre, de la compra y venta de automóviles, no sólo constituye una medida profundamente popular y esperada en la isla Cuba, sino que amplía la política de cambios instrumentada por el presidente Raúl Castro en el único país socialista de Occidente. Para las próximas semanas se aguarda un decreto similar para las transacciones inmobiliarias y la compraventa libre de materiales de construcción para refaccionar o levantar nuevas viviendas, una medida largamente esperada.

El decreto firmado por el presidente y publicado ayer establece que la “donación y compraventa de vehículos de motor” por parte de personas físicas naturales cubanas o extranjeras con residencia permanente no requerirá de la previa autorización de ninguna autoridad. No es algo menor, releva al ciudadano común de una pesada carga de trámites y al Estado de una tarea que durante cinco décadas trató de cumplir, aunque en los últimos tiempos con menos éxito a causa de transacciones ilegales sobre vehículos cuyos traspasos estaban prohibidos.

La medida había sido anunciada en abril por Raúl Castro durante el VI Congreso del Partido Comunista y en julio los medios oficiales publicaron un adelanto. El valor de los vehículos será fijado en pesos cubanos y las transacciones se harán ante un escribano, cuando hasta ahora las leyes cubanas sólo permitían traspasar aquellos autos cuya fabricación fuese anterior a 1959. La lista incluye toda clase de vehículos motorizados: motos, automóviles, camiones, ómnibus y camionetas.

En cuanto a la posibilidad de comprar vehículos nuevos, se elimina la restricción de que los cubanos autorizados a esa adquisición tengan que donar al Estado o dar de baja su vehículo anterior, en caso de que lo tuvieran. La autorización para comprar un auto nuevo podrá ser otorgada una vez cada cinco años por el Ministerio de Transporte, a quienes hayan obtenido ingresos en divisas o pesos convertibles “como resultado de su trabajo en funciones asignadas por el Estado o en interés de este”.

La medida no es un hecho aislado. Las aperturas decretadas por el gobierno desde 2010 para que los cubanos puedan ejercer las labores privadas en 181 oficios, el crecimiento del número de granjeros individuales por entrega de tierras estatales en usufructo y el surgimiento de pequeñas empresas son otros ejemplos de peso. Hasta el momento, ya hay más de 333 mil trabajadores por cuenta propia y más de 100 mil nuevos campesinos que explotan fincas individuales o están integrados en cooperativas. A eso se suma que en los últimos meses fueron autorizados a salir de la isla, rumbo a España, algo más de 50 disidentes.

De acuerdo con los anuncios formulados, otro cambio económico es inminente: la compra y venta de viviendas y materiales de construcción. Además, las autoridades levantaron otras restricciones que hace sólo tres años no se avizoraban, como la posibilidad de transmitir en herencia un vehículo o una casa a un pariente cercano cuando se viaje definitivamente al extranjero. El gobierno cubano sostiene que esos cambios son para actualizar y fortalecer el sistema socialista y niegan que puedan llevar hacia el capitalismo.

La ley está complementada por regulaciones que las condicionan a decisiones del Estado. En el caso de los automóviles el decreto explica que un cubano podrá comprar uno nuevo si eso es “de interés estatal” y siempre y cuando lo pague en divisas. La actualización del socialismo aplicada a partir del VI Congreso no impide que Cuba esté experimentando un cambio esencial.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias