Mundo

Pakistán: Murieron 23 personas en un atentado suicida

El suceso tuvo lugar en el suroeste de Pakistán luego de un doble ataque suicida que estaba dirigido contra un general del Ejército que capturó recientemente a un alto responsable de la red Al Qaeda.
miércoles, 7 de septiembre de 2011 · 00:00
Dos milicianos suicidas atacaron este miércoles con explosivos a un jefe militar en una ciudad de Pakistán, y aunque el hombre sobrevivió, los estallidos dejaron al menos 23 muertos, entre ellos la mujer del oficial, un militar de alto rango y dos niños, informaron autoridades.

La policía dijo inicialmente que investigaba si el doble atentado en Quetta era una represalia por la reciente detención de tres importantes miembros de la red islamista Al Qaeda en un operativo conjunto con la CIA estadounidense en esa ciudad del sudoeste de Pakistán.

Pero al cabo de algunas horas, la acción fue reivindicada por los talibanes de Pakistán a través de uno de sus voceros, quien dijo que el ataque a Khurram Shahzad, subcomandante en jefe de los Cuerpos Fronterizos de Baluchistán, fue en venganza de un incidente de hace varios meses en el que murieron cinco personas.

La policía dijo que un primer suicida estrelló un vehículo cargado de explosivos cerca de un grupo de oficiales de los Cuerpos Fronterizos reunidos en las proximidades de la casa de Shahzad.

El segundo atacante entró a la casa de Shehzad y lanzó granadas contra los miembros de su familia antes de inmolarse, dijo el oficial de policía Nasser Kurd, citado por la agencia de noticias DPA.

La mujer de Shahzad falleció por esos estallidos, agregó Kurd.

Al menos otras 22 personas murieron y más de 60 resultaron heridas en los atentados, dijeron fuentes médicas. Dos de los muertos eran chicos que viajaban en una moto, dijo la policía.

Un coronel de los Cuerpos Fronterizos también murió en el ataque, informó un vocero de esa fuerza paramilitar.

El lunes, el Ejército paquistaní anunció la detención en Quetta de tres miembros de Al Qaeda y dijo que reforzó su cooperación con la CIA en la lucha contra el extremismo islámico.

La Casa Blanca y el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, elogiaron la operación y dijeron que el arresto del miliciano de mayor rango, Younis al-Mauritani, era un golpe muy significativo contra Al Qaeda.

Al Qaeda y los talibanes de Pakistán quieren derrocar el gobierno del país, un socio de Estados Unidos en la "guerra al terrorismo".

Aliados con los insurgentes que pelean contra las fuerzas estadounidenses en el vecino Afganistán, estos grupos atacaron cientos de objetivos del gobierno, el Ejército, la policía e incluso civiles desde 2007, cuando comenzó la ola de violencia que continúa hasta ahora.

Varios miles de personas murieron, pese a los esfuerzos del gobierno por contener la amenaza, que incluyeron ofensivas militares sobre todo en el noroeste del país.



Fuente: Télam

Otras Noticias