Mundo

Rajoy cumple 100 días en el gobierno y España sigue los pasos de la debacle griega

El bloque está cada vez más preocupado por la quinta economía del continente, cuyo default podría afectar a Francia, Italia y Alemania.
domingo, 01 de abril de 2012 · 00:00
Al igual que Grecia en 2011, España hoy es el país en el que menos confía la Unión Europea, su crisis podría afectar la continuidad del euro y arrastrar a Francia, Italia y Alemania.

Tras la huelga general y la protesta contra el ajuste del 29 de marzo, la comparación entre ambos países se vuelve inevitable para los analistas europeos que temen por la situación del bloque continental.

La activación de las centrales sindicales, la agitación social y la crisis económica España, recuerdan a la situación de Grecia en los últimos años. Además, sus cuentas fiscales tampoco cierran, su actividad productiva -principalmente la construcción y el turismo- depende de una renovación, su sistema bancario carece de fe y muy pocos creen en su recuperación.

El país ibérico es hoy la mayor preocupación de a Unión Europea. Aunque, al tratarse de la quinta economía en importancia del continente, su derrumbe podría afectar a Italia, Francia y Alemania, lo que podría provocar la desaparición del euro.

La Bolsa madrileña está en caída libre, el riesgo país se disparó más allá de los 350 puntos y, aunque luego pidió disculpas, Mario Monti, primer ministro de Italia, acusó a España de provocar un potencial "efecto contagio que podría expandirse, lo que cerca aún más la posibilidad de acción de Mariano Rajoy.

El salvataje financiero es a una idea latente, tanto entre las autoridades locales como europeas, y el ajuste anunciado ayer, el "mayor ajuste de la historia de la democracia", por 36.400 millones de dólares, oscurecen aún más el panorama.

Algunos especialistas explicaron que España necesita 333 mil millones de dólares, para poder afrontar las obligaciones y vencimientos que, en caso de que nada mejore serán muy difíciles de afrontar.

Si bien la ayuda podría traer aún más conflictividad social, como en el caso de Grecia, los expertos recordaron que en Portugal e Irlanda hubo mejoras posteriores que apaciguaron los ánimos.

En sentido, resaltaron el hecho de que España es una potencia industrial que cuenta con un gobierno elegido por el pueblo con mayoría absoluta, dos situaciones que no se dieron en Grecia, con una economía frágil y un gobierno de transición.

Además, los especialistas resaltan la diferencia del salario mínimo griego, ubicado en los 467 dólares, y el español de 869, que muestra la distancia entre un país que no produce nada y otro con posibilidades de hacerlo.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias