Repugnante: Lo que comen te va a horrorizar

En las orillas del río sagrado de la India, el Ganges, una antigua secta ha sobrevivido a la influencia de los tiempos modernos.
jueves, 31 de julio de 2014 · 00:00

INDIA.- Los aghori suelen habitar cerca de crematorios y cementerios, donde llevan una vida de meditación y prácticas rituales consagradas a Shiva. No suelen utilizar ropas, solo unos paños minúsculos para ocultar sus partes íntimas, mientras cubren sus cuerpos y cabellos con cenizas.

Arrastran cadáveres semicarbonizados que flotan en el Ganges o cuerpos en descomposición de personas fallecidas que no fueron cremadas (pobres, niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, enfermos y suicidas). Entonces se alimentan de su carne, cocida o cruda, para adquirir poderes sobrenaturales y devenir inmortales. 

Pero no solo consumen carne humana. Los aghori practican también la coprofagia (comer heces fecales) y beben orines humanos o animales. Para ellos ninguna materia es deleznable, pues todo lo que existe proviene de Brahma, el creador, y por tanto rechazar algo sería un acto de desprecio a esa deidad.

Los aghori suelen habitar cerca de crematorios y cementerios, donde llevan una vida de meditación y prácticas rituales consagradas a Shiva. No suelen utilizar ropas, solo unos paños minúsculos para ocultar sus partes íntimas, mientras cubren sus cuerpos y cabellos con cenizas. (Mike Behnken/Flickr)

Arrastran cadáveres semicarbonizados que flotan en el Ganges o cuerpos en descomposición de personas fallecidas que no fueron cremadas (pobres, niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, enfermos y suicidas). Entonces se alimentan de su carne, cocida o cruda, para adquirir poderes sobrenaturales y devenir inmortales. (Wikimedia Commons)

Pero no solo consumen carne humana. Los aghori practican también la coprofagia (comer heces fecales) y beben orines humanos o animales. Para ellos ninguna materia es deleznable, pues todo lo que existe proviene de Brahma, el creador, y por tanto rechazar algo sería un acto de desprecio a esa deidad. (Archit Ratan/Flickr)

Los integrantes de esta secta utilizan los cráneos humanos como recipientes para beber y preparar sus alimentos. También emplean huesos de personas fallecidas para elaborar prendas y utensilios.

La palabra aghori significa que no se aterrorizan, no temen a nada. Esa acepción resume el empeño de los miembros de la secta por romper con los tabúes del resto de los hindúes, que los desprecian. Ellos trascienden los sentimientos humanos y las convenciones sociales, los cuales constituyen obstáculos en la búsqueda de la pureza. 


Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias