MUNDO

Las 7 razones para volverte un fanático de Julio Cortázar

Te invitamos a repasar aquellos textos que han acumulado cientos de fanáticos
martes, 26 de agosto de 2014 · 00:00
ARGENTINA.- Con motivo de cumplirse el centenario de un genio de la literatura como lo fue Julio Cortázar, es la excusa ideal para recordar aquellos títulos del autor latinoamericano que han creado lectores fanáticos de su vida y obra.

Aquí mostramos un listado de siete razones para ser fanático de Julio Cortázar:

1.- Casa Tomada es el primer relato de la colección Bestiario. Cortázar publicó este cuento en la revista Anales, dirigida por Jorge Luis Borges. Casa Tomada, que le abrió el camino a Cortázar dentro de la literatura fantástica, narra cómo un matrimonio de hermanos sufre la expulsión, estancia a estancia, de su propia casa. Texto fantástico y casi freudiano, se enmarca en la costumbre cortazariana de buscar literatura en otras literaturas. Cortázar fue traductor de E. A. Poe –su maestro cuentista- y Poe había escrito una historia incestuosa similar: La caída de la casa Usher. Casa Tomada es la revisión que hace Cortázar de dicho cuento.

2.-  Historias de Cronopios y Famas, son textos misceláneos entre el poema y el microrrelato en los que Cortázar se adentra en el surrealismo. Los lectores pueden identificarse con cada uno de estos curiosos seres. Cortázar nos enseñó que podíamos tener comportamientos utópicos y anárquicos (cronopios) o mantenernos dentro de las reglas racionales establecidas (famas). Para los lectores indecisos, el escritor también creó una tercera especie: las esperanzas o personajes intermedios entre ambos extremos.

3.- Fantomas contra los vampiros multinacionales. Libro híbrido entre el cómic y el ensayo narra, en su parte ilustrada la conspiración internacional del robo de libros de las grandes bibliotecas por parte del archivillano Fantomas. Mientras tanto, un narrador, en su parte textual, nos informa del trabajo desarrollado por el Tribunal Russell II, plataforma formada por intelectuales que realizó denuncias sobre la violación de derechos humanos en Latinoamérica. Cortázar se apropió de la idea del cómic mexicano cuando se enteró que él mismo aparecía en una de las viñetas de Fantomas como un personaje más. Aquí, de nuevo, la fusión de géneros como catarsis.

4.- Los autonautas de la cosmopista fue un libro de viaje escrito a cuatro manos entre Cortázar y su última compañera sentimental Carol Dunlop. Treinta y tres días invirtieron en recorrer las autopistas de la orilla sur de Francia. Una furgoneta llena de latas de comida, papeles en blanco, dos máquinas de escribir y mucha carretera. La idea la financió la Sociedad Estatal de Autopistas francesa, empresa a la que Cortázar había cedido en su momento el cuento La autopista del sur. El proyecto consistió en recorrer por autopista la distancia entre París y Marsella a bordo de una Volkswagen Combi, equipada con todo lo necesario. Cortázar y Dunlop emprendieron su aventura deteniéndose en los 65 apeaderos que encontraban por la carretera, dos por día.

5.- Rayuela. La novela que no era novela. ¿Qué decir de este libro que ya no estuviera dicho? Cortázar tardó más de una década en terminarlo. La lectura tiene dos puertas de entrada. El lector puede comenzar esta odisea contemporánea de una manera convencional, de la primera a la última página, o bien de una manera guiada. Cortázar estableció un tablero de direcciones que marcaba la hoja de ruta del lector para que éste participara de una forma más activa.
Avanzamos así en un collage de capítulos que narran en su primera parte la historia de amor entre Horacio Oliveira en París con La Maga, personaje femenino que abre la primera frase del libro: ¿Encontraré a La Maga? Rayuela tiene tantas capas de subtexto que dar un argumento es perder la partida. ¿Era La Maga la novela o esa musa y amor imposible de Cortázar? Releer esta novela o contranovela, como así la definieron algunos críticos, es regresar de nuevo al mundo cortazariano del Paris de los años 60.

6.- Cortázar sin barba, es un libro sobre Cortázar sin Cortázar. Una especie de biografía no autorizada del escritor latinoamericano hasta su llegada a París. Su autor Eduardo Montes Bradley desmitifica el mito. Montes Bradley escarba en la biografía de Cortázar y traza un árbol genealógico de Cortázar, sus vivencias en Buenos Aires y su ascensión como escritor en la urbe parisina. La lectura de este libro aporta pruebas suficientes para entender que Julio creó –o recreó- una biografía propia para tapar ciertos aspectos de su procedencia. La ausencia de su padre, el lugar de nacimiento del escritor o incluso sus mentores literarios, aparecen sugeridos (o probados con documentos) en este ensayo.
Este libro plantea también una pregunta: ¿Por qué en la correspondencia de Cortázar sólo aparecen sus cartas y no la respuesta de sus destinatarios? Montes Bradley confiesa que es una especie de autopsia no autorizada que descubre las contradicciones biográficas de Cortázar.

7.- Papeles inesperados. Es lo último de Cortázar. Son, como ya se mencionó, textos póstumos, en su mayoría encontrados en una vieja cómoda de París por Aurora Bernández, viuda y heredera literaria de Cortázar. Estos papeles inesperados incluyen esa “segunda literatura” cortazariana, la que nunca se editó. Aparecen aquí nuevos episodios de un tal Lucas, un capítulo de la novela Libro de Manuel, varios fragmentos de cronopios y famas, autoentrevistas o poemas, en casi 500 páginas. Es como la cara B de un single que nos invita a dar la vuelta al disco y descubrir la primera literatura de Cortázar. Son textos de coleccionista y, como dice su prologuista Carlos Álvarez, entre los lectores de Cortázar, los coleccionistas son legión. (Especial Minuto Neuquén)

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias