El copiloto de Germanwings estaba bajo tratamiento psiquiátrico

Uno de sus primos confirmó que estaba siendo tratado y hacía algunas semanas había roto con su novia
viernes, 27 de marzo de 2015 · 00:00
ALEMANIA.- El copiloto del vuelo 9525 de Germanwings, quien estrelló este martes presuntamente en forma intencional el Airbus A320 en los Alpes franceses,  estaba recibiendo tratamiento psiquiátrico por una profunda depresión hasta el mismo día de la tragedia, según ha confirmado uno de sus primos. Al parecer Lubitz hacía algunas semanas que había roto con su novia con la que llevaba siete años.
 
Según la publicación, que se remite a "círculos de Lufthansa", las razones por las que Andreas Lubitz, de 27 años, interrumpió su formación en 2009, se debieron a una grave depresión.

Por su parte, la edición digital del semanario Der Spiegel publicó que en los registros realizados ayer durante horas en las dos viviendas del copiloto -la de sus padres y la propia, en Düsseldorf, se incautaron informes que respaldan la tesis de los trastornos psíquicos.
 
El "grave episodio depresivo" al que se refiere el popular diario alemán Bild quedó constatado, según el rotativo, en el acta sobre el copiloto del departamento de tráfico aéreo alemán bajo el código "SIC", que se refiere a la necesidad de que el afectado se someta a "revisiones médicas regulares".

El hecho de que el copiloto que causó la catástrofe aérea interrumpiera durante un periodo relativamente largo su formación en la escuela aérea de Lufthansa fue reconocido ayer por el presidente de la compañía, Carsten Spohr.

El copiloto causante de la tragedia en el vuelo 4U 9525, procedente de Barcelona y con destino Düsseldorf con 150 personas a bordo, había empezado su aprendizaje a los 14 años en un club de aviación local e ingresó en la escuela de Bremen de Lufthansa en 2007.

En 2009 interrumpió por unos meses esa formación, que reanudó con posterioridad hasta ingresar en Germanwings, filial de bajo coste de Lufthansa, en 2013.

Spohr insistió ayer en que, tanto al ingresar en la escuela como al reanudar y completar su instrucción, pasó los más rigurosos exámenes, tanto físicos como mentales.

El ejecutivo rehuyó concretar a qué se debió la interrupción en la formación ateniéndose a que está bajo la prerrogativa de la confidencialidad médica. Esto desató rápidamente las especulaciones en distintos medios, tanto de la prensa popular como de los medios más serios, apuntando a una depresión o burnout, el síndrome del "quemado" por estrés laboral.
 
Ahora la investigación se centra en las motivaciones de Lubitz, un ciudadano alemán que se unió a la aerolínea de bajo coste Germanwings, propiedad de Lufthansa, en septiembre de 2013 y que tenía sólo 630 horas de tiempo de vuelo -en comparación con las 6.000 horas de vuelo el capitán. (Redacción Minuto Neuquén)

Otras Noticias