Joven modelo que perdió una pierna y casi muere por usar tampones

Su caso despertó conciencia acerca de una enfermedad que es bastante común.
viernes, 19 de junio de 2015 · 00:00
 ESTADOS UNIDOS.- A los 24, la imponente mujer de cabello rubio y ojos verdes estaba en el mejor momento de su carrera de modelaje. Y entonces sobrevino la tragedia.

El 3 de octubre de 2012 salió a comprar una caja de tampones de la marca Kotex Natural Balance en una tienda Ralph’s de Santa Monica, California, donde reside. Ese día, recuerda la joven, se cambió los tampones tres veces. En la noche ya se sentía con un malestar impreciso pero aun así fue a una fiesta; le costaba trabajo mantenerse en pie. Sus amigos le dijeron que lucía muy mal. Agotada, sospechando quizás que había contraído algún virus, Wasser se fue a su casa, donde la despertaron los golpes de la policía en su puerta y los ladridos de su cocker spaniel.

Su madre, quien había salido de una cirugía reciente, había llamado a los agentes al no tener noticias de ella. "No había sido capaz de sacar mi perro, así que había orine y heces por todas partes", recordó Wasser en declaraciones a la publicación Vice.

Había perdido la noción de cuánto tiempo estuvo en la cama, y no podía recordar si era de día o de noche. El policía le dijo que llamara a su madre y se fue. Así lo hizo la joven, y aunque la señora le preguntó si necesitaba atención médica, Wasser no se encontraba en condiciones de tomar una decisión: volvió a echarse a dormir.

Bocabajo en su habitación la halló la policía y una amiga, horas después. Fue conducida al servicio de emergencia, donde determinaron que había sufrido un ataque cardiaco, sus órganos no estaban funcionando, y estaba a unos 10 minutos de morir.

Desconcertados, los médicos no hallaban la causa de su estado, hasta que un especialista en enfermedades infecciosas preguntó si tenía insertado un tampón. Al extraerlo y enviarlo al laboratorio, este dio positivo al síndrome de shock tóxico. Esta es una enfermedad relativamente nueva, identificada por primera vez en 1978. Consiste en una complicación de infecciones bacterianas, que con frecuencia involucra al temido estafilococo aúreo. No sólo afecta a las mujeres, pero se ha establecido un vínculo entre el TSS y el uso de tampones.

Y un tampón por sí solo no es suficiente para causar el TSS; la persona afectada debe tener la bacteria en su cuerpo para que se produzca. Alrededor del 20 por ciento de la población general la porta.

Las fibras sintéticas, junto con la absorbencia del tampón, crean un ambiente ideal para que las bacterias se reproduzcan. Cuando Proctor & Gamble debutó un tampón extraabsorbente llamado Rely en los años 80 aumentaron las muertes por TSS, recordó Vice.

Actualmente sólo una de cada por cada 100,000 personas sufre el TSS.

Pero el costo para Wasser –ese número 1 en 100,000- fue elevadísimo. Tuvieron que inducirle el coma y los médicos le indicaron a la madre que debía comenzar a despedirse de ella. La infección, aunque cedió finalmente, le desarrolló una gangrena que condujo a la amputación de su pierna derecha, justo debajo de la rodilla.

Wasser recuerda que al volver a su casa "quería matarme. Yo era esa chica y de pronto no tengo una pierna, estoy en silla de ruedas, no puedo ir al baño”. Su carrera como modelo estaba acabada en ese momento. Sólo el amor por su hermano de 14 años le daba fuerzas. "No quería que llegara a la casa, me hallara muerta y supiera que me di por vencida", recuerda. Lauren Wasser.

Desde que Wasser estaba en el hospital su madre inició una compleja demanda legal contra la corporación Kimberly-Clark, fabricante y distribuidora de la marca de tampones que usó Wasser, así como las tiendas Kroger y Ralph, que distribuyen el producto de marras, Kotex Natural Balance.

El equipo legal de la familia argumenta que las advertencias en la caja de tampones no eran suficientemente claras, especialmente en cuanto a dejar los tampones durante la noche. "Toda la noche" puede significar más de ocho horas, especialmente cuando se trata de chicas jóvenes, que pueden dormir fácilmente más tiempo, alega. "Las compañías de tampones deberían decir: 'utilice una almohadilla', en lugar de un tampón", señaló Hunter J. Shkolnik, abogado de Wasser.

La joven espera que la demanda contribuya a que esas compañías dejen de usar materiales sintéticos en sus productos.

En el otoño, Lauren Wasser espera intervenir ante el Congreso con la representante Carolyn Maloney, quien trata de aprobar la Ley de Danielson Robin, en nombre de una mujer que murió de TSS en 1998. Wasser y Robin buscan "establecer un programa de investigación con respecto a los riesgos que supone la presencia de dioxinas, fibras sintéticas, fragancias químicas y otros componentes de los productos de higiene femenina". El proyecto ha sido bloqueado 9 veces antes de llegar a votación.

La joven también quiere que la advertencia sobre el riesgo de TSS sea más visible en los tampones. 

"Sabes que los cigarrillos pueden matarte, así que cuando usted los usa, es su elección", comparó Wasser. "Si hubiera tenido toda la información sobre el TSS, nunca hubiera usado tampones."

Otras Noticias