Pensaron que tenía un tumor, pero mirá lo que le sacaron del estómago

El increíble caso sucedió en Marruecos.
viernes, 8 de abril de 2016 · 00:00
MARRUECOS.- Zahra Aboutalib vive en una pequeña población de Marruecos. Zahra tiene 3 hijos adoptados, quienes ya le han dado nietos, y vive una vida sencilla y feliz.  Pero la vida de Zahra no fue nunca fácil, y casi la pierde en el pasado.  

En 1955 quedó embarazada y esperaba con ilusión su primer hijo. Pero algo parecía fuera de lo normal.  Se puso de parto demasiado pronto y 48 horas después el niño aún no había nacido. Entonces la llevaron al hospital. Pero hay que recordar que en aquella época la atención médica en Marruecos no era especialmente buena, y no se hacían ecografías a las embarazadas. 

Justo antes de hacerle la cesárea, le entró miedo. Antes de ella otra embarazada murió desangrada en la mesa de operaciones. Muerta de miedo, Zahra huyó del hospital. En Marruecos existe la leyenda del "bebé durmiente": por influencias mágicas, un niño puede nacer más tarde de lo esperado. En aquella época, la leyenda nació para que los hombres no se preocuparan a la hora de procrear. Como consecuencia de ello, las infidelidades pudieron también ocultarse. Zahra estaba tan convencida de que su bebé llegaría que simplemente esperó. No sufrió dolores, nunca fue al médico y siguió con su vida.  Finalmente la mujer reprimió el recuerdo de su hijo no nacido. 46 años después, a la edad de 75, de pronto empezó a sufrir dolores de estómago agudos, y los médicos pensaron que era un tumor. 

Pero cuando le abrieron la barriga, encontraron algo increíble:
¡Un bebé fosilizado! Lleva en el vientre de Zahra desde 1955 y quedó petrificado al absorber calcio.  

Esta calcificación fue la que salvó la vida de Zahra, protegiéndola de ser envenenada por el bebé. Ahora las capas calcificadas se han vuelto demasiado duras, lo que le ha causado esos fuertes dolores. El bebé nunca habría sobrevivido debido al embarazo ectópico.

En este caso el embrión no se aloja en el vientre, sino en la cavidad abdominal, donde no tiene el espacio suficiente para desarrollarse. Por supuesto, la madre también está en grave peligro porque la cavidad abdominal no está hecha para la fecundación. Por ello, hoy en día es habitual que se aborte en esos casos por el bien de la madre.  

El bebé de Zahra fue sacado después de 46 años. Los científicos llaman a este fenómeno "Niño de piedra" (litopedia) y hasta ahora solo hay 300 casos en el mundo.




Otras Noticias