Un tremendo olvido que terminó en una horrible tragedia

¿Negligencia o irresponsabilidad? Un caso terrible que se viralizó en el mundo, y no es el primero.
jueves, 23 de junio de 2016 · 00:00
ESTADOS UNIDOS.- Un olvido o una negligencia fatal y exasperante. Una tragedia que resulta absurda y especialmente dolorosa por ser sus víctimas los niños más pequeños. Pero, con todo, es un fenómeno perturbadoramente común, y al alza, en Estados Unidos.

Se trata de la muerte de niños pequeños dejados por sus padres o custodios dentro de autos sobrecalentados por las muy altas temperaturas exteriores. Un drama que en lo que va de 2016, de acuerdo a la cadena CNN, ha visto triplicarse su número de casos. Hasta junio se habían registrado en Estados Unidos 16 fallecimientos de menores por sobrecalentamiento al permanecer dentro de automóviles muy calientes, según portal No Heat Stroke, y eso que el verano apenas acaba de comenzar y generar las temperaturas más calurosas y de alto riesgo en ese país.

La gran interrogante es por qué los padres o madres dejan a sus infantes dentro de los automóviles, como si fuesen un objeto, y se van del lugar dejándolos a merced de las altas temperaturas, que pueden alcanzar los 50 grados o más en pocos minutos al interior de un vehículo que se encuentra al rayo del sol, incluso aunque afuera la temperatura no sea tan desmesurada.

Aunque no hay claridad total sobre las causas, expertos hablan de que en la mayoría de los casos se trata de una distracción: padres o madres que conducen al trabajo y de repente, concentrados en otros asuntos, olvidan dejar al infante en la guardería, siguen con el menor a bordo hasta donde realizan su trabajo y lo dejan dentro del vehículo a merced del calor brutal.

Y aunque en muchas ocasiones esas muertes son consideradas accidentales o implican únicamente cargos de homicidio imprudencial, la cantidad de esos casos es alarmante: en 2014 30 menores murieron por esa causa y al menos 44 en 2013, de acuerdo a expertos citados por CNN. En un artículo al respecto en el portal The Conversation se sitúan en unas 300 las muertes de niños de ese modo desde 2004, y 661 desde 1998 a la fecha, según No Heat Stroke.

La gran mayoría de esos casos en 2016 se han registrado en estados del sur (Louisiana, Mississipi, Alabama, Georgia), pero también han tenido lugar en Virginia y hasta en Nueva York, de acuerdo a No Heat Stroke.

Y no deja de resultar incomprensible cómo una madre, un padre o un adulto a cargo de un niño pequeño puede dejarlo olvidado en su vehículo. David Diamond, quien ha analizado ese fenómeno desde la perspectiva neurobiológica y cognitiva, dijo en The Conversation que una hipótesis que ha hallado para explicar esos trágicos olvidos es que, cuando por alguna razón se da un cambio en una rutina, muchas veces las personas continúan en automático sus hábitos anteriores y olvidan u omiten realizar aquella nueva actividad.

Así, por ejemplo, un padre que usualmente no lleva a su bebé a la guardería y que un día debe hacerlo, puede quedarse fijo en la memoria y la consideración de sus actividades originales y seguirlas en modo automático. Así, quizá inquieto por un problema en su trabajo o lo que sea, omite ir a la guardería, se sigue hasta su trabajo, estaciona el auto al aire libre y deja a su infante dentro, con consecuencias fatales.