El horrible secreto que esconde el avión más grande de la historia

Stratolaunch, el avión más grande de la historia, esconde algo que puede considerarse aberrante.
martes, 05 de julio de 2016 · 00:00
MUNDO.- La Federación Internacional de Fútbol (FIFA) establece que la longitud oficial de un campo de fútbol para partidos internacionales es de 100 a 110 metros, y como en estos tiempos está muy de moda comparar tamaños usando ese patrón futbolero bien podríamos decir que el proyecto Stratolaunch será como hacer que vuele un campo entero de fútbol.

Y es que las dimensiones de este avión son simplemente espectaculares: 117 metros de envergadura, más de 550 toneladas de peso, seis motores de Boeing 747 y hasta ocho trenes de aterrizaje.

Tras el desarrollo este monstruo con alas se encuentra la empresa Vulcan Aerospace de Paul Allen, quien en su tiempo fue cofundador de Microsoft y que ahora se ha unido al selecto grupo de multimillonarios que, como Elon Musk o Jeff Bezos, dedican buena parte de su tiempo y su dinero a proyectos aeroespaciales. Su objetivo, tal y como indican en su propia web oficial, es forjar una nueva industria para el transporte comercial aeroespacial y, a juzgar por las dimensiones de su juguetito estrella, lo cierto es que podrían cambiar totalmente las reglas de juego:

Pero no todo son buenas noticias en este Stratolaunch porque, a pesar de que este gigantesco proyecto sigue adelante, desde diversas webs especializadas han señalado numerosos puntos en contra del que será el mayor avión jamás construido.

Para empezar el diseño que pretende revolucionar la aviación no es demasiado original y, a grandes rasgos, tan solo es la unión del fuselaje de dos antiguos Boeing 747 de United Airlines. Tal y como señala Daniel Marín en Eureka, aproximadamente la mitad del peso de la estructura del avión es nueva y está hecha de materiales compuestos, mientras que la otra mitad procede directamente de los 747.

Por otro lado, los plazos de este superavión se están dilatando demasiado en el tiempo. Han pasado cinco años desde que en diciembre de 2011 el proyecto aparecía en numerosas webs y desde entonces, y después de varios cambios de diseño, no podemos afirmar que se haya adelantado mucho más. Aparentemente la única razón por la cual el Stratolaunch ha vuelto ahora a las portadas de muchos medios de comunicación es porque la empresa ha realizado una rueda de prensa esta semana para informar de que el proyecto sigue adelante.

El aspecto más destacado, además de su imponente tamaño, es la capacidad del avión de lanzar cohetes en pleno vuelo y es esta función la que aún ofrece muchas dudas. Desde el inicio del proyecto y con el paso de los años, algunos de las más importantes empresas colaboradoras se han ido descolgando (como SpaceX y Orbital que ponían encima de la mesa sus lanzadores) por lo que, a día de hoy, no tenemos muy claro qué sistema de lanzamiento utilizará Stratolaunch.

Mientras se despejan todas estas dudas, el proyecto parece tener luz verde en los inmensos hangares del desierto de Mojave, a la vez que el magnate Paul Allen sigue empeñado en que el avión estará listo para 2020 y será capaz de lanzar y poner en órbita satélites durante el vuelo.



Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias