Protesta racial en Estados Unidos: 5 policías muertos

La protesta de Dallas era una de las tantas manifestaciones en varias ciudades del país tras un caso de gatillo fácil
viernes, 8 de julio de 2016 · 00:00
ESTADOS UNIDOS.- Masacre en Estados Unidos. Cinco policías resultaron muertos y al menos siete agentes y un civil heridos la noche del jueves en Dallas luego que dos francotiradores dispararan durante una protesta contra la brutalidad policial hacia los negros.

La protesta de Dallas era una de las tantas manifestaciones en varias ciudades del país tras la muerte de dos negros a manos de policías en Luisiana y Minnesota esta semana. El jefe de la policía de Dallas, David Brown, dijo que dos francotiradores dispararon contra "policías desde posiciones elevadas durante la protesta/manifestación".

Dos sospechosos están bajo custodia, dijo la policía de Dallas en un comunicado en Twitter. Uno de los sospechosos se entregó y el otro detenido estaba en un tiroteo con el equipo SWAT, agregó. Los sospechosos "amenazaron con colocar una bomba en la zona del centro" de Dallas, dijo Brown a la prensa.

El Departamento de Policía de Dallas señaló que se descubrió un paquete sospechoso que era revisado por expertos antiexplosivos. Asimismo, tuiteó la fotografía de un hombre vistiendo una camiseta camuflada con un rifle de asalto colgando de su hombro.

Varios centenares de personas acudieron a la manifestación de Dallas, que terminó apenas antes de que se produjeran los disparos. Testigos dijeron haber escuchado decenas de disparos que sonaban como los de los rifles semi-automáticos. "Los disparos provenían del techo", dijo un manifestante al canal KTVT.

Videos subidos a internet mostraban la marcha cuando comenzaron a sonar los disparos y los manifestantes se dispersaron. Las muestras de indignación habían ido en aumento a lo largo de la semana, primero tras el asesinato el martes de Alton Sterling, de 37 años, ultimado por policías en un estacionamiento de un comercio en la ciudad de Baton Rouge.

El jueves la indignación se trasladó a las calles de las principales ciudades estadounidenses tras la muerte de otro ciudadano negro, Philando Castile, a quien un policía le disparó dentro de su auto que había estacionado y en el que viajaba junto a su novia y la hija de esta de cuatro años. (Efe) 

Otras Noticias