HORROR

Agonizando logró arrastrarse y dar el nombre de sus asesinos

Usó sus últimas fuerzas para arrastrarse hasta encontrar a alguien y revelar el nombre de los asesinos.
jueves, 15 de febrero de 2018 · 10:19

CALIFORNIA.- Estaba tan cubierta de sangre, luego de recibir tantas puñaladas, que sus homicidas la dieron por muerta. Sin embargo, todavía le quedaba algo de vida a Lizette Andrea Cuesta y la joven usó sus últimas fuerzas para arrastrarse hasta encontrar a alguien y revelar el nombre de los asesinos.

Los cuatro trabajadores que la descubrieron moribunda en medio de una ruta, en Livermore (California), ni siquiera podían saber de qué color era su cabello. Solo venían una masa rojiza en la cabeza de la chica de 19 años.

NOTA RELACIONADA: Atroz tiroteo en EEUU en el Día de San Valentín: 17 muertos en una escuela de Florida

Cuesta se había arrastrado unos cien metros hasta que logró encontrar a alguien, según muestra el rastro de sangre que dejó. Necesitaba ayuda, pero poco pudieron hacer por ella. Apenas sobrevivió unos minutos más. No obstante, fueron clave para dar con los responsables del horrendo crimen. La joven proporcionó a los investigadores la identidad de los asesinos, que ahora enfrentan una posible sentencia a cadena perpetua.

"Su fortaleza interna para mantenerse viva y luchar es asombrosa. Esta joven se aferró a la vida cuando fue abandonada y pudo darnos la información que nos llevó a los arrestos", declaró el sargento Ray Kelly, de la oficina del sheriff del condado de Alameda.

Los trabajadores que la ubicaron tuvieron que alejarse unos metros del lugar para encontrar señal móvil y llamar a la policía. Cuando llegaron los equipos de emergencia, hicieron lo posible por salvar su vida, pero mientras tanto averiguaron la clave del caso: quién le hizo eso.

La joven apuntó contra Mellisa Leonardo, de 25 años, y Daniel Gross, de 19. Al tratarse de una declaración de una persona moribunda, suele ser aceptada por la Justicia aunque no se pronuncie ante un juez. La pareja fue arrestada solo unas horas después.

Según reconstruyeron las autoridades, la víctima se subió voluntariamente al auto de Leonardo y Gross, aunque todavía no ofrecieron información sobre el posible móvil del crimen.

Sus últimas palabras permitieron la detención de los autores del crimen, aunque no logró llegar con vida al hospital. Según comentó Richard Loadholt, uno de los trabajadores que estuvo con ella en los últimos minutos, "estaba tan mal que solo podíamos intentar reconfortarla. Ella peleó como una guerrera".

Más de

Otras Noticias