Desde hoy Brunei implementará un salvaje castigo para gays y lesbianas

Al igual que Arabia Saudita, Yemen, Irán, Sudán y Mauritania, el ex protectorado británico implementará el castigo físico como sanción.
jueves, 4 de abril de 2019 · 11:07

A partir de hoy, Brunei comienza a adoptar la lapidación como método de castigo para los hombres homosexuales (gays) y los adúlteros, también a los violadores y los blasfemos, mientras que cortarán la mano derecha a los ladrones. El pequeño país de la isla de Borneo, en el este asiático, introdujo en 2013 el código penal de la sharia pero ahora endureció las medidas, desatando el repudio global.

Pero para las lesbianas habrá una sanción distinta, recibirán 40 azotes y/o hasta diez años de cárcel. El reino del riquísimo sultán Hassanal Bolkiah, favorecido con las exportaciones de petróleo y gas, quiere "ver la enseñanzas del Islam reforzadas en este país". Su fortuna está estimada en unos 20 mil millones de dólares.

El exprotectorado británico de 450 mil habitantes se suma al club de Arabia Saudita, Yemen, Irán, Sudán y Mauritania, donde rigen las mismas penas para los mismos delitos e igual elección sexual.

El código penal de Brunei "contiene una serie de disposiciones que violan los Derechos Humanos", denunció Rachel Chhoa-Howard, investigadora local a Amnistía Internacional. La medida no despertó una protesta interna debido al temor de que el monarca aplique con una dureza aún mayor. Pero también porque la "culpabilidad" puede ser atribuida a partir de testimonios que acusen a los imputados.

"Te despiertas para encontrar que tus vecinos, tu familia o hasta la simpática viejita que vende camarones fritos al lado de la carretera no creen que eres un humano, o que está bien que te lapiden", declaró a la cadena BBC un hombre gay que pidió permanecer en el anonimato.

La vigencia de la normativa fue condenada en todo el mundo, Estados Unidos se unió a Gran Bretaña, Alemania y Francia que reclamaron no aplicar la Sharia. "Estados Unidos se opone con fuerza a la violencia, a la criminalización y a la discriminación frente a los grupos vulnerables, incluidas las mujeres en riesgo de violencia, las minorías étnicas y religiosas, lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros", dijo en una nota el viceportavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino. Rige el silencio en los países cercanos del sudeste asiático, en muchos de los cuales la homosexualidad es considerada un delito.

El sultán es dueño de la Agencia de Inversiones de Brunei, de la que dependen lujosos hoteles en el mundo, como el Dorchester en Londres y el Beverly Hills Hotel en Los Ángeles, sobre los cuales lanzaron un boicot celebridades como George Clooney, Elton Jhon o Ellen DeGeneres. La cadena se extiende al Plaza Athénée de París, al Eden de Roma y el Príncipe de Savoia de Milán. (ANSA)

Otras Noticias