Revelación

¿Por qué nadie puede resistirse a la mirada triste de un perro?

La ciencia parece haber encontrado la respuesta. Toda la información sobre esta nueva investigación
martes, 18 de junio de 2019 · 14:56

MUNDO.- Una revolucionaria investigación viene a explicar algo que siempre nos intriga cuando vemos a nuestros perros cabizbajos y con mirada melancólica. ¿Qué se esconde detrás de esa tierna forma de mirar? La respuesta parece haber sido revelada definitivamente por la ciencia. El estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences llevado a cabo por Anne Burrows, de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, da cuenta de estas explicaciones.

Todo tendría que ver con el desarrollo del músculo facial que facilita tal expresión gestual y se trata de una capacidad que con el pasar de centenares de años, pudo ser "entrenada", por decirlo de alguna manera. Los ancestros caninos son los lobos y en ellos se pudo observar que este órgano compuesto por fibras, está prácticamente ausente.

A través de la historia de la domesticación de canes, los humanos siempre eligieron animales que presentaran esa mirada.

Todo se pudo concluir tras análisis efectuados en los cadáveres de seis perros y dos lobos.  Y al considerar en especial los músculos oculares, hallaron que los perros poseen un músculo ocular carnoso para levantar las cejas y lograr esa "gestualidad especial". Pero en el caso de los lobos dicho músculo es de mucho menor tamaño y, en algunos casos, directamente no se puede hallar.

Morfológicamente otras diferencias muy identificables están presentes en la talla de ambos animales y en los hocicos, más pequeños en los perros. 

Se ha podido también confirmar que los canes establecen, por largo tiempo, intercambio visual con las personas. Logran conocer cuándo les hablan o gestualizan para llamar la atención, ante un escollo o travesura.

También lograron determinar, (tras grabar a ambas especies en movimiento y en contacto con humanos), que estos animales domésticos, accionan ese músculo para logra alzar las cejas y crear una expresión  muy parecida a la de los niños nacidos hace escaso tiempo. 

Tras 33.000 años de domesticación, el órgano fue utilizado por estos animales como "canal de comunicación", para pedir alimentos, caricias o protección y al notar que los humanos prestaban atención, esto se fue transformando en hábito para los canes, ya que les propocionaba "ciertos beneficios". 

Se esperan investigaciones futuras que abarquen más razas (en esta oportunidad fueron estudiadas sólo cinco), pero las conclusiones de este informe causaron asombro mundial y recorren el mundo por su información reveladora sobre los perros y sus miradas irresistibles. (Redacción especial Minuto Neuquén)

 

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias