EE. UU. suspende la vacunación de los presos de Guantánamo

Republicanos indignados ante la decisión del presidente Biden.
domingo, 31 de enero de 2021 · 18:40

“Las vacunas contra el coronavirus en Estados Unidos llegarán para todos por igual”, estas fueron las palabras que el presidente de la nación norteamericana, Joe Biden, utilizó durante sus mítines políticos el año pasado. Sin embargo, las promesas de campaña del demócrata parecen estar empezando a ceder bajo la presión del partido republicano. Y es que el Departamento de Seguridad del país, el Pentágono, ha notificado que el programa de inmunización de los prisioneros en la Bahía de Guantánamo, en la isla de Cuba, ha sido paralizado por tiempo indefinido

La suspensión de este plan de vacunación llega unos días después de que la bancada minoritaria en la Cámara de Representantes de EE. UU. criticara fuertemente a la Administración Biden por “presuntamente priorizar la vacunación de los convictos, antes que la de la población general estadounidense”. Para el republicano Kevin Mcarthy, el presidente no mencionó con anterioridad que dentro de los beneficiados en el plan de vacunación estarían también los prisioneros de Guantánamo. “Estos criminales y terroristas no pueden recibir los medicamentos antes que los ancianos y veteranos de nuestro país”, cuestionó en Twitter Mcarthy. 

Fuente: (Rusia Today)

Aunque todavía ninguno de los reclusos de Guantánamo ha sido vacunado, el Gobierno de Estados Unidos está evaluando las posibilidades de inmunizar cuanto antes a los 40 detenidos en la prisión de máxima seguridad, respetando protocolos sanitarios y garantizando la seguridad y la salud de las tropas de las Fuerzas Armadas que trabajan en esta región caribeña. Así lo informó en Twitter un vocero del Departamento de Defensa del mandatario recién juramentado. 

Visiones opuestas dentro de la opinión pública.

El programa de vacunación en la Base militar de Guantánamo ha causado gran polémica y no solo en las filas políticas de los que dirigen al país, sino también dentro de la sociedad estadounidense. Por una parte, están los que apoyan la inmunización nacional masiva como un mecanismo de defensa ante el virus y, sobre todo, como medida de protección para las decenas de trabajadores y soldados que hacen vida en la prisión estadounidense en suelo cubano.

Pero en el otro extremo de la opinión pública destacan aquellos que ven con indignación cómo las vacunas serán aplicadas a criminales y convictos confesos de la talla de Khalid Sheikh Mohammed, un presunto líder del grupo extremista Al Qaeda involucrado en los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre del 2001. Este recluso ha sido acusado por el Gobierno de Estados Unidos de ser uno de los posibles autores intelectuales de los ataques del 11S, que se cobraron la vida de 2.996 personas y dejó a más de 25 mil con lesiones graves. 

Otras Noticias