Ecuador

Acorralado: Guillermo Lasso congeló los precios del combustible en Ecuador para evitar un estallido

La popularidad de Guillermo Lasso cayó desde que asumió la presidencia hace cinco meses.
sábado, 23 de octubre de 2021 · 09:14

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, decidió congelar los precios de los combustibles después de que en el último año aumentaran más del 40 %. El martes 26 está convocada una manifestación contra el Gobierno.

Los incrementos mensuales, en vigor desde 2020, se reajustaban según la cotización del petróleo en el mercado internacional.

"Desde hoy, se suspenden los incrementos mensuales de los precios de los combustibles, y se fija el precio de la gasolina Extra (nafta) en 2,55 dólares el galón (3,8 litros) y el precio del diésel para transporte público, comunitario, escolar, de turismo, carga pesada, mixto y para el público en general, en 1,90 dólares", anunció Guillermo Lasso. Los nuevos precios dispuestos por el mandatario ecuatoriano entraron en vigor a la medianoche.

El galón de nafta Extra estaba a 1,75 dólares en julio del año pasado.

 

Aumenta el descontento

Lo que sucedió, de hecho, fue que junto con el congelamiento decretado por Guillermo Lasso los precios aumentaron un 12 %: antes de la medida, el valor del galón de nafta Extra era de 2,50 dólares y el del diésel de 1,69.

Por ello, el movimiento indígena calificó el decreto presidencial como una “burla” y confirmó que el 26 de octubre marcharán en protesta a la que se sumarán trabajadores y estudiantes.

En julio del 2020, el galón diésel (el más utilizado) era de 1 dólar, por lo que al precio de hoy significa un aumento del 90 %.

 “Rechazamos, condenamos el nuevo incremento al precio de los combustibles que con engaño el presidente de la república ha dicho que congela, cuando realmente incrementa", afirmó Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

La movilización ya había sido convocada con anterioridad a este último anuncio para protestar contra el estado de excepción por 60 días que fue declarado por Lasso para combatir la inseguridad y la violencia a causa del narcotráfico. Todo esto se suma a una crisis sin precedentes en el sistema carcelario (en el último año 250 presos fueron asesinados) y al hecho de que Lasso quiso pasar por el Congreso, aunque sin éxito, reformas laborales, tributarias y fiscales.

Por otro lado, la popularidad del banquero devenido en presidente bajó drásticamente a cinco meses de asumir el cargo. A mediados de septiembre, era del 74 %, pero en octubre cayó al menos 10 puntos y se cree que podría desplomarse por su aparición en la investigación de los Pandora Papers como uno de los jefes de Estado que cuentan con empresas en paraísos fiscales.

Lasso negó cualquier tipo de participación, pero ahora es investigado por una comisión parlamentaria y por la Fiscalía General.