Un megaiceberg del tamaño de Los Ángeles se desprende de la Antártida

Los científicos tenían más de una década monitoreando la fractura polar.
sábado, 27 de febrero de 2021 · 12:05

Finalmente, ha sucedido: el colosal iceberg de 1.270 kilómetros cuadrados que hace más de una década se fracturó del casquete polar de la Antártida se ha separado de la placa de hielo Brunt, el mega glacial ubicado al sur del océano Atlántico. Las impresionantes imágenes muestran kilómetros y kilómetros de una extensa brecha que se abrió sobre la superficie congelada y que, naturalmente, se ha desprendido de su base en horas de la tarde del viernes

Fuente: (British Antarctic Survey)

Lo que resulta particularmente especial de este fenómeno es que, hace más de 50 años no se registraba un evento como este, es decir, que comprometiera a un iceberg de tal magnitud. Los investigadores y científicos de la Antártida han asegurado que el témpano supera en tamaño a la ciudad estadounidense de Manhattan. Incluso, según sus cálculos, tiene las mismas proporciones que la metrópolis de Los Ángeles o la región del Gran Londres.

Cerca del desprendimiento se ubica una base científica del Reino Unido en la Antártida que tuvo que ser transferida a otra región, por las decenas de fracturas que surgieron en torno al megaiceberg. Los investigadores británicos que a principios de mes fueron evacuados a la nueva sede afirmaron que “el evento de este viernes no tiene nada que ver con el calentamiento global ni con el cambio climático", porque no hay evidencias de un cambio en las temperaturas ni en el agua de la región antártica. Además, este suceso forma parte de un proceso natural y, como en toda superficie congelada o glaciar, eventualmente se desprenden masas de hielo. Sin embargo, uno de gran magnitud no se separaba desde 1970, por lo que se mantendrán monitoreando la región polar. 

Después del desprendimiento detectado este viernes, se presentan dos escenarios de lo que podría pasar de ahora en más con el megaiceberg. En primer lugar, puede pasar que la monumental plataforma encalle en cualquier momento y se mantenga inmovilizada durante décadas, como ha pasado antes. La segunda opción es más alarmante, porque también podría suceder que se deslice en cualquier dirección y avance por el océano Atlántico, rumbo a colisionar contra cualquier isla austral como Georgia del Sur, las Malvinas y Sandwich del Sur.

Otras Noticias