Brasil enfermo de coronavirus: registran 90% de ocupación hospitalaria

Bolsonaro nombra a su cuarto ministro de salud en medio de la pandemia.
martes, 16 de marzo de 2021 · 13:30

Brasil, a un paso de superar el oscuro hito de los 280.000 fallecidos por CORONAVIRUS y con 11,5 millones de contagios acumulados desde el inicio de la pandemia, ahora se enfrenta un panorama mucho más desalentador y que amenaza con empeorar la situación: el colapso de sus centros hospitalarios y el desplome del sistema de Salud. Al cerrar la jornada del lunes, la nación sudamericana reportaba un 90% de ocupación hospitalaria en al menos 14 estados de la región y solo en la capital 21 departamentos registran un 80%. 

Ya las unidades de cuidados intensivos (UCI) no están recibiendo nuevos ingresos y las salas de emergencia se han convertido en una escena de terror postapocalíptica, que mantiene en vilo a toda la población. El temor más latente de los brasileños es resultar COVID positivo, porque si presenta síntomas graves no hay posibilidad de ser atendido; sin embargo, los médicos del país en su compromiso por salvar vidas han habilitado las alas de especialidades para atender a todos los pacientes que requieran cuidados avanzados. 

Fuente: (BBC News).

Es el caso del Hospital Dr. Akira Tada de Sao Paulo, la UCI supera el 95 por ciento de ocupación y se destinaron tres pisos enteros para tratar a los enfermos; pero esta medida está lejos de funcionar, porque las plantillas de trabajadores se han reducido y no hay suficiente personal médico para asistir a la población. Esta alarmante situación se replica en cientos de hospitales de Brasil como en Río de Janeiro, Minas de Gerais y Manaos, por mencionar algunos. En estos estados, las autoridades han emitido nuevos confinamientos estrictos para mitigar la poderosa oleada de contagios que mantiene al gigante latinoamericano en la segunda posición del mundo con la peor tasa de infecciones y defunciones. 

En medio de todo el drama sanitario que atraviesa Brasil, el Ministerio de Salud vuelve a cambiar de titular tras la dimisión de Eduardo Pazuello quien el lunes entregó su carta de renuncia y cedió el mando. Ahora, su sucesor, el doctor Marcelo Queiroga,  deberá asumir las riendas de una de las instituciones del Estado más criticadas y cuestionadas de toda la nación sudamericana, después de la presidencia que está a cargo de Jair Bolsonaro. 

Queiroga se convierte en el cuarto ministro en juramentarse para el cargo en el año que tiene el brote pandémico propagándose por el país. Con esta nueva ficha que se suma a las filas de Gobierno de Brasil, el presidente espera aminorar la ola de denuncias que pesan en su contra y las acusaciones sobre el mal manejo de la emergencia sanitaria. La población brasileña responsabiliza a Bolsonaro de todos los fallecimientos que se han reportado hasta ahora, de minimizar el impacto del virus y de la fallida campaña de vacunación nacional que apenas si avanza.

Otras Noticias