El expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, es condenado a un año de prisión

La defensa del exmandatario apelará la decisión de la Justicia francesa.
martes, 2 de marzo de 2021 · 11:22

Conmoción en Francia: por primera vez en la historia moderna del país europeo, la Justicia francesa condena a prisión a un expresidente de la República por dos delitos graves, corrupción y tráfico de influencias. Se trata del político centroderechista Nicolas Sarkozy, quien gobernó la nación entre 2007 y 2012, antes de que François Hollande lo derrotara en las elecciones y tomará las riendas del Palacio Eliseo. 

Fuente: (Euronews)

El exmandatario fue sentenciado a 3 años de prisión, de los cuales solo pagará uno, porque el Tribunal de Justicia de París le suspendió los otros dos años de su condena. Durante estos 365 días, Sarkozy deberá permanecer en su residencia bajo la modalidad de detención domiciliaria y portando un brazalete electrónico de tobillo que le permitirá a la Policía mantenerlo ubicado en todo momento por un sistema de rastreo satelital de GPS. 

Para sorpresa del exdirigente, que se declaró inocente en reiteradas oportunidades, la Justicia francesa lo encontró culpable de “cometer acciones fraudulentas de forma consciente, durante su mandato y 2 años después de culminarlo”. Según el portal francés Le Monde, la primera acusación que pesa sobre Nicolas Sarkozy data del año 2007, cuando presuntamente recibió pagos ilícitos de una compañía de renombre para financiar su campaña presidencial, en la cual resultó electo.

El segundo caso está relacionado con el primero, y es que en el 2014, dos años después de su presidencia, intentó sobornar a una alto magistrado del país con la intención de recaudar información sobre una investigación que pesaba en su contra, por el supuesto financiamiento ilícito. El juez parisino aseguró que “Sarkozy, en complicidad con su ex primer ministro y su abogado, utilizó su influencia como expresidente para ofrecerle al magistrado un cargo importante en Mónaco, siempre y cuando este le sirviera de informante sobre el curso de las investigaciones en su contra”.

Claro que la defensa del exmandatario negó la acusación, calificándola de “injustificada, carente de pruebas y excesivamente severa”, dado que el político actualmente tiene 66 años y no podría estar 365 días en una prisión. Por ello, se le concedió el beneficio de detención domiciliaria. Además, los abogados de Sarkozy han asegurado que apelarán la decisión ante el máximo Tribunal de Justicia de Francia.

Otras Noticias