Millones de arañas escapan de las mortíferas inundaciones en Australia

Expertos explican por qué los insectos están invadiendo los hogares australianos.
lunes, 22 de marzo de 2021 · 13:00

Época de plagas e inundaciones en Australia: las intensas precipitaciones que se han suscitado durante todo el fin de semana en la costa sur australiana han provocado la peor ola de inundaciones de los últimos 60 años, al tiempo que ha desatado un extraño fenómeno de epidemias raras que no tienen precedente alguno. El primero: la epidemia de roedores que se han extendido por toda Nueva Gales del Sur, amenazando con socavar el sistema agrícola  y alimenticio de la región, además de propagar raras enfermedades a su paso. 

Y ahora, la segunda, mucho más aterradora y no apta para aracnofóbicos: se trata de una monumental estampida de arañas que intentan desesperadamente escapar de las lluvias, buscando refugio seco y seguro para sobrevivir al mal clima, pero nada más y nada menos que dentro de los hogares de los australianos. Las imágenes y los videos difundidos en las redes sociales dan cuenta del problema, porque muestran a enjambres enteros escalando por las puertas, paredes y ventanas de las casas de los habitantes de Nueva Gales y, más específicamente, de la ciudad de Sídney, al sur de Australia. 

Fuente: (The Guardian)

Los servicios de control de plagas en Australia y los especialistas en el tema han explicado que esta especie de arácnidos es conocida como: arañas lobo y que, comúnmente, se les puede hallar en madrigueras subterráneas, a diferencia de su pariente más cercana, la tarántula que, por lo general, suele anidar en árboles o lugares elevados. Ahora bien, con las abismales inundaciones de este fin de semana en el país, su hábitat natural se ha visto comprometido por lo que han recurrido a salir de sus nidos para escalar a lugares mucho más seguros. 

Es importante destacar que, la araña lobo es completamente inofensiva, ya que su veneno no es tóxico para los seres humanos, sin embargo, si se siente atacada o amenazada suelen ser muy hostiles y bastante agresivas, y podrían llegar a morder en reiteradas oportunidades a todo aquel que resulte una amenaza. Los expertos han recomendado a las personas que cierren bien las ventanas y que eviten el contacto con los arácnidos. Asimismo han destacado que: “apenas bajen las inundaciones, los insectos volverán a sus lugares de origen, porque no son especies de alturas”. 

Otras Noticias