El nuevo dilema de Estados Unidos: qué hacer con las vacunas que les sobran

Más de 140 millones de dosis inoculantes forman parte del excedente de EE. UU.
martes, 30 de marzo de 2021 · 16:00

Mientras muchos países del mundo sufren y se quejan por la escasez de vacunas contra el coronavirus porque han llegando a cuenta gotas o simplemente no han aparecido aún. Sin embargo, otras naciones tienen la fortuna de contar con todos los fármacos necesarios para inmunizar a su población, y además existen otros casos, que en realidad son muy pocos, que tienen el lujo de poseer inoculantes como para bañarse con ellos. Es el caso de los Estados Unidos, el país con más casos positivos del mundo, que está a solo unos meses de convertirse en el territorio con más antígenos disponibles del planeta, incluso muchos más de los necesarios

De acuerdo a las advertencias del equipo de Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, si se mantiene el ritmo de fabricación de vacunas como hasta ahora, para el mes de mayo, el país norteamericano superará las dosis requeridas y poseerá un excedente de inmunizadores mucho mayor a los requeridos por el pueblo estadounidense que se compone de 330 millones de habitantes, aunque la población vacunable es de 260 millones de personas. 

Fuente: (Noticieros Televisa)

Así que, en el caso de Estados Unidos, el problema no sería la escasez de medicamentos, sino la extrema excedencia de los mismos y es que, según el propio mandatario estadounidense, para mediados del mes de abril “el 90% de la población vacunable del país tendrá su respectiva inyección asegurada”. Es decir, para el 19 de abril, los 260 millones de ciudadanos tendrán su antídoto seguro, lo que se calcula entre 450 y 520 millones de vacunas, tomando en cuenta que la nación norteamericana también está suministrando la monodosis de Johnson & Johnson de una sola aplicación. 

Ahora bien, el compromiso de compra del Gobierno federal de los Estados Unidos fue pactado por casi 800 millones de vacunas, lo que dejaría un excedente de 140 millones de dosis, las necesarias para inmunizar a 70 millones de personas en cualquier país del mundo con necesidades excepcionales o vulnerabilidades económicas. Sabiendo esto, ahora el mayor interrogante que surge es qué harán las autoridades del país con tantas vacunas de sobra. 

Excedentes de vacunas y planes de acción a futuro

Aunque todavía no se ha definido a ciencia cierta lo que hará o no el Gobierno estadounidense con 140 millones de inoculantes de excedente, sí se ha dejado en claro desde el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos que las autoridades sanitarias guardarán una buena parte de los fármacos para garantizar la vacunación de varias poblaciones. 

Primero: la de los jóvenes que están prontos a cumplir la mayoría de edad que necesitarán el medicamento entre este 2021 y el 2022, y teniendo en cuenta que todavía no se sabe si los niños necesitan el suero inmunizante. Segundo: para las famosas vacunas de refuerzo, que algunos países estipulan para dentro de unos seis meses, porque tampoco se conoce qué tiempo demora la inmunidad de los productos. 

Acuerdos internacionales con el fondo personal de vacunas 

Hace apenas unos días, el presidente de los Estados Unidos pactó con sus dos naciones vecinas, México y Canadá, el envío de unos cargamentos de medicamentos “en calidad de préstamo” para subsanar las necesidades de vacunas de ambos países y que estos puedan avanzar con sus protocolos de inmunización. Pero al cabo de unos meses, estos deberán regresarle a la primera potencia del mundo sus antídotos contra el coronavirus. Algo muy diferente a lo que hizo Israel, que al percatarse de su excedente regaló una significativa cantidad de vacunas a los territorios en vías de desarrollo donde aún no abundan los fármacos.

Otras Noticias