La vacuna rusa Sputnik V se abre paso por la Unión Europea

Inician el proceso de evaluación para aprobar su uso de emergencia.
jueves, 4 de marzo de 2021 · 10:39

Rusia pasó a la historia por ser el primero en el mundo en registrar y patentar el primer antídoto contra el coronavirus, la vacuna Sputnik V. Con una eficacia del 92%, según la fabricante nacional Gamaleya, este medicamento ha logrado ganar terreno y abrirse paso en el mercado global de las vacunas, posicionándose entre los primeros puestos como uno de los medicamentos más eficaces y accesibles de la industria. Justamente por su credibilidad y bajo costo, la Agencia Europea de Medicamentos ha iniciado el proceso de evaluación para aprobar su uso de emergencia en los 27 países que conforman la Unión Europea (UE). 

En un comunicado, el máximo ente regulador de la UE indicó que “este jueves ha iniciado el proceso de cotejamiento y verificación de datos que, anteriormente, fueron suministrados por el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Rusia”. Estos informes se basan en los resultados de los ensayos clínicos experimentales de la vacuna Sputnik V, principalmente los que fueron realizados a gran escala o en fase 3, donde participaron miles de personas y se demostró que el antídoto ruso generó anticuerpos. 

El informe publicado por Rusia concluyó que “la eficacia de la vacuna varía según el padecimiento del paciente". "Por ejemplo: en una persona que ha recibido las dos dosis, el fármaco reduce el riesgo de contraer la enfermedad en un 91,6%. Mientras, en los voluntarios que recibieron el tratamiento estando enfermos, las probabilidades de presentar afecciones severas y graves se redujeron en un 100%”, explicaron, basados en los resultados de Rusia y publicados por la revista médica The Lancet. 

Ahora bien, esta evaluación de las autoridades europeas sobre el fármaco de Rusia llega justo después de que la campaña de vacunación nacional en el bloque continental presentara grandes retrasos en el cronograma inicial, a causa de un problema de producción y logística por parte de las principales farmacéuticas que le distribuye al grupo de los 27. 

Estas demoras obligaron a varios países de la UE a aprobar los antígenos de otras farmacéuticas: es el caso de Hungría que no solo ha recibido cargamentos con la Sputnik V, sino que además han permitido la llegada de medicamentos de la potencia asiática, la vacuna Sinopharm. Esto desencadenó una ola de críticas y tensión entre el resto de los miembros de la Unión y la Comisión Europea.

Otras Noticias